of 131 /131
7/22/2019 Tomo 8com20 http://slidepdf.com/reader/full/tomo-8com20 1/131 TEP 141 Andrés López Fernández Francisco J. Montero Fernández  Juan Luis Trillo de Leyva  Otros investigadores:  Jose A. Alba Dorado Antonio Martínez García Ángel Martínez García-Posada  JUNTA DE ANDALUCÍA Consejería de Obras Públicas y Transportes. Dirección General de Arquitectura y Vivienda 2006-2008 VIVIENDAS EXPERIMENTALES 2

Tomo 8com20

Embed Size (px)

Text of Tomo 8com20

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    1/131

    TEP 141

    Andrs Lpez FernndezFrancisco J. Montero FernndezJuan Luis Trillo de Leyva

    Otros investigadores:Jose A. Alba DoradoAntonio Martnez Garcangel Martnez Garca-Posada

    JUNTA DE ANDALUCAConsejera de Obras Pblicas yTransportes. Direccin Generalde Arquitectura y Vivienda2006-2008

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 2

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    2/131

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES. TOMO VIIIEN TORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACION

    Andrs Lpez Fernndez

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 3

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    3/131

    FICHA TCNICA_

    PROYECTODE INVESTIGACIN VEX. VIVIENDAS EXPERIMENTALES. manual de proyecto

    DIRECTORES juan luis trillo de leyva andrs lpez fernndez francisco javier montero fernndezCOLABORADORES ngel Martnez Garca-Posada Joaqun xxxxx xxxxxxxxxxDIRECCION GRFICA juan luis trillo de leyva andrs lpez fernndez francisco javier montero fernndezPROMOTOR JUNTA DE ANDALUCA.

    consejera de obras pblicas y transportesEDITA XXXXXX

    JUNTA DE ANDALUCAconsejera de obras pblicas y transportesnmero de registro XXXX/X-XXX-XXISBN XX-XXXX-XXX-XDEPSITO LEGAL XXXX

    TTULO DEL VOLUMEN EN TORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACINAUTOR Andrs Lpez FernndezILUSTRACIONES de los autores y reseasMAQUETACIN ngel Gonzlez Doce

    IMPRESIN XXXXXXEDITA XXXXXX

    JUNTA DE ANDALUCAconsejera de obras pblicas y transportesnmero de registro XXXX/X-XXX-XX

    ISBN XX-XXXX-XXX-XDEPSITO LEGAL XXXX

    sevilla_febrero 2008

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 4

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    4/131

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 5

    INDICE

    LEME.txt

    ANTECEDENTES

    SUSTANCIAS TRANSVERSALES

    COMPONENTES DE LA VIVIENDA

    Espacio vaco

    Equipamiento Almacenamiento Modelos experimentales

    EN TORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACINVIVIENDA INCONTENIDA

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    5/131

    NDICEEN TORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN

    INTRODUCCINPRECEPTOS Y REQUERIMIENTOS El programa Actividades especfcas

    Conexiones y circulaciones La diseminacin del bao Estar-comedor-cocina-salita-... Organizar dormitorios Versatilidad de instalaciones Autonoma de aparatosTECNOLOGA Y TIPOS RESIDENCIALESNORMATIVA Y ENSAYOCOMPONENTES Y ESTRUCTURA DE LA VIVIENDA Lmites Contenedores contenidos Materializacin del refugio

    Difanos y partidos Campos para la experiencia Sustancias primarias Recursos propios Casas y cosas aadidas

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 6

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    6/131

    PRODUCCIN Y TITULARIDAD DE LA VIVIENDA Parque de viviendas colectivas.CIUDADES VACACIONALES. SEGUNDA RESIDENCIADIVERSIFICACIN DEL EDIFICIO RESIDENCIAL La conquista de la altura Apropiacin del espacio exteriorLA VIVIENDA EN ALTURA Y EL ESPACIO PRIVATIVO EXTERIOR Edifcio Interbau. Berln. Aalto.

    Casa al parco. Miln. Gardela Socipolis. Valencia. MVRDV Jardn vertical y bloque linealLA CASA Y EL COCHEREFLEXIONES Y CONTINUIDADESCRDITOS FOTOGRFICOSBIBLIOGRAFA

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 7

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    7/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 8

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    8/131

    4

    5

    6

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 9

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    9/131

    1

    2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 10

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    10/131

    EN TORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN.

    INTRODUCCIN

    Cuando un arquitecto recibe el encargo de proyectar un conjunto compuesto por undeterminado nmero de viviendas, su quehacer habitual, de realizar propuestas nuevas acordes

    a nuestro tiempo, se eclipsa, y su mente se torna un enorme almacn, repleto de normativas yconvenciones, sobre como se debe realizar una vivienda protegida. Todos los parmetros queintervienen en el mundo de la arquitectura y su materializacin constructiva, van cambiando yevolucionando en la misma medida que lo hacen el resto de preceptos culturales. Pero pareceque la vivienda es una excepcin. Seguimos construyendo viviendas con la misma tipologa yrequerimientos funcionales que se haca a principios del XX. Es decir, llevamos repitiendo losmismos modelos un siglo completo, y los distintos agentes implicados en este proceso, buscanjustificaciones fuera de sus filas. Los promotores pblicos o privados argumentan que eso es loque demanda la sociedad. Los clientes o usuarios tienen que conformase con lo que el mercadoles oferta, sin que nadie les haya preguntado sus preferencias. Los arquitectos estn atrapadosentre las diversas normativas ultra conservadoras que confluyen en los proyectos de viviendaprotegida, y las limitaciones presupuestarias que se les asignan a estas actuaciones. Por otra parte,la gran especulacin sobre el suelo ha encarecido hasta lmites insospechables, el precio de lavivienda. Todo esto ha provocado un atasco lamentable en la produccin de vivienda, acorde conlas necesidades de los usuarios actuales.

    4

    5

    3

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 11

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    11/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 12

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    12/131

    Este trabajo pretende ser, por un lado, una vuelta a los orgenes, al porqu de las cosas, que seaceptan hoy sin cuestionar a modo de dogma de fe, con objeto de desenmascarar sus principios, ycon ello la causa efecto que los mismos tienen sobre la convencin y la normativa. Este viaje haciaconceptos universales, va de la mano de una cierta revisin de las necesidades y expectativas quela nueva realidad social efectivamente demanda, y no la que supuestamente se le asigna. Paraello se realiza un recorrido, que partiendo de las cualidades de la clula base, que constituyela vivienda, se extiende a su agrupacin y a su capacidad de generar ciudad. Este recorridotrabaja con cualidades genricas, que a veces son contrastadas con ejemplos paradigmticos deproyectos y obras realizados. Paulatinamente, se apuntan posibles vas de actuacin, no solo paralos arquitectos, sino para los dems agentes productivos, incidiendo sobre todo en la necesidadde que el legislador cambie de forma de actuar y est ms atento a las nuevas realidades que vansurgiendo cada da. Y para ello se insiste constantemente en la necesidad de retomar la estrategiausada en el pasado siglo, de experimentar constantemente. Este margen de experimentacin,es mucho ms amplio para la iniciativa pblica, y para las viviendas de carcter temporal, tipoalquiler, o las destinadas a colectivos de jvenes. Sin esa componente de experimentacin,difcilmente se podr llegar a un cuestionamiento y renovacin de los preceptos con los que hoy,de forma obsoleta y extempornea, se produce la vivienda protegida.

    4

    5

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 13

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    13/131

    1

    2

    3

    4 5

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 14

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    14/131

    PRECEPTOS Y REQUERIMIENTOS

    el programa

    Cuatro actividades, bsicas y naturales por otra parte, determinan el programa actual de lasviviendas mnimas: estar, cocinar-comer, aseo y resolucin de necesidades fisiolgicas, dormir.Esta ecuacin se traduce en dos sectores: rea de da, que abarca las dos primeras, y rea de noche,las dos ltimas. Este esquema se traduce, en que realmente la vivienda debe contar al menos

    con una pieza denominada estar-comedor, una pieza denominada cocina, otra pieza denominadabao, y entre una y cuatro piezas denominadas dormitorios. Con esto quedan satisfechas todaslas necesidades mundanas, de supervivencia, es decir, cobijo, alimentacin descanso y aseo, queno es poco. El resto de actividades que habitualmente desarrollan los individuos, pues o lasrealizan en alguno de estos lugares o no las realizan, o tienen que encontrar otros lugares. Sobrela pertinencia o no de proyectar una vivienda asignando a cada una de las actividades bsicas unrecinto expreso, se hablar a lo largo de este trabajo. Lo que si nos interesa hacer hincapi, eneste momento, es que en una casa, adems de estas cuatro actividades mencionadas se desarrollancomo mnimo un centenar ms. Y que el modelo supuestamente actual jerrquico, de familiabiparental con nios, es uno entre diez de los posibles. Entonces porqu seguir produciendo

    unidades compuestas por estar-comedor, cocina, bao, dormitorio de padres y dormitorios denios.

    actividades especfcas

    Parece ms razonable que la estructura espacial de la casa, est directamente relacionada con las

    6

    7

    8

    9

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 15

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    15/131

    1

    2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 16

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    16/131

    particularidades de las diversas actividades que desarrollan los distintos usuarios que compartenla vivienda. Uno de los problemas ms notorios que puede justificar la divisin en piezas, puedeser la contaminacin acstica, que impedira realizar dos actividades simultaneas de distintanaturaleza, o alguna otra que requiera la ausencia de sonidos y ruidos. En definitiva una de lasjustificaciones tpicas para dividir la casa es el ruido. Esta necesidad de aislarse acsticamenteesta auspiciada tambin por el refuerzo de la idea de intimidad. El aislamiento personal, necesitatambin la ausencia de ruidos, en ambas direcciones hacia dentro y hacia fuera. Aunque lanormativa actual exige un determinado nivel de aislamiento acstico entre piezas de una mismacasa, luego en la prctica nunca funciona bien, por la existencia de puentes snicos, puertas

    de escaso aislamiento, etc. Con lo cual, sera ms operativo contar con recintos especficosdentro de la casa, para generar ruido y no molestar, , protegerse del ruido general de la casa.Podramos hacer una mencin de algunas de las actividades molestas para terceras personasen casas compartidas, y que requieren ser desarrolladas en lugares aislados acsticamente: vertelevisin, escuchar msica en abierto, cocinar con aparatos ruidosos, tocar msica en vivo,realizar reuniones y fiestas, los juegos de nios, los llantos de nios, discusiones de grupos. Porotra parte existen otras que por su carcter de intimidad, y muchas de ellas por necesidad deausencia de ruidos, tambin deben contar con recintos aislables acsticamente: dormir, estudiar,realizar actividades de concentracin mental, meditar, rezar, realizar actividades sexuales, realizar

    actividades fisiolgicas, realizar actividades de cuidado e higiene del cuerpo, etc..

    Si las actividades ntimas se localizan en recintos especficos, y las molestas no involucran a msde dos o tres personas, podran ser compatibles. Entre otras cosas, por que las intimas se realizanpor una, dos, o pequeos grupos de personas y requieren espacios muy acotados, que por sus

    3 4

    5

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 17

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    17/131

    1

    2 3VIVIENDAS EXPERIMENTALES 18

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    18/131

    dimensiones sean fciles de dotar, de condiciones de movilidad, en su caso y de los aislamientosacsticos requeridos. Sera algo como introducir en la casa una serie de cmaras anecicas condistintas funciones. El ejemplo extremo es ver televisin. Cada uno de los individuos que ocupanla casa quiere contemplar a la misma hora su programa favorito, que en este caso podra hacerloplcidamente en su cmara, sin molestar a nadie. Para acontecimientos colectivos, ya se trate deun acontecimiento deportivo o de ver una pelcula, puede disponerse de una pantalla de mayoresdimensiones en el espacio comn, al que se supone, convergirn todos los recintos.

    La cama bajo palio o el mueble escritorio de Antonello de Messina pueden ser los referentes

    de alcobas, aposentos, cpsulas, empleadas exclusivamente para dormir, que se desplazan ose pliegan sin mayores complicaciones tecnolgicas. Una solucin puede ser una cama simplecon vestidor y puerta de estanqueidad acstica convertible en modulo de escritorio tambinestanco.

    conexiones y circulaciones

    Los esquemas programticos y la normativa al uso, han condicionado tambin las relacionesentre las distintas piezas de una casa, incluso prohibiendo determinadas conexiones. La limitacin

    superficial ha llevado a plantear la casa como habitaciones netas de carcter paritario, sobretodo dentro de una categora determinada, como pueden ser los dormitorios. De pronto hemosperdido todos esos espacios intermedios que no eran habitaciones, pero tampoco eran pasillos. Yano son posibles las antecmaras, o los recintos previos a otros de mayor entidad. Igualmente hemosperdido la posibilidad de conectar habitaciones entre si, y con ello la riqueza que poda aportar

    4

    5

    6

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 19

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    19/131

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    20/131

    recorrer la casa por otro circuito paralelo al habitual de los pasillos. Igualmente, las pequeasalcobas que daban directamente a galeras, realmente eran espacios con mayores atribucionesque el dormitorio en si, que mirado minuciosamente podra ser una cama y poco ms. Todasestas menciones nos dan una idea del reduccionismo al que se ha sometido la vivienda a cambiode una limitacin superficial, unas medidas higienistas, y una organizacin y aislamiento de lafamilia como molcula y el individuo como tomo de una sociedad globalizada. Los problemastcnicos de aislamiento acstico y preservacin de la intimidad y soledad elegidas, no deben serun handicap para retomar de nuevo la riqueza espacial y diversidad de la vivienda, perdidas.

    la diseminacin del bao.

    Cual sera nuestra reaccin si de visita en una casa ajena, preguntamos por el bao y nosresponden, qu parte de l necesitamos. Est demostrado, que un bao disperso por la casa,es ms efectivo, que nuestro actual cuarto de bao, sobre todo si la casa est habitada porvarios individuos. Por otra parte, muchas de las funciones que se realizan en ellos, no tienenmucho que ver. En la lnea de poder tener una flexibilidad en la localizacin de las piezas yaenunciada en este trabajo, pensamos adems, que sera beneficiosa la dispersin porque haceposible la realizacin de funciones especficas relacionadas con las distintas actividades diarias.

    Por ejemplo un lavamanos, parece lgico que est cerca del comedor. O una ducha cerca deldormitorio. Pero no parece muy indicado juntar un inodoro con un tocador, o con un lavabo,espejo incluido. Ni que una ducha y un lavabo estn juntos, porque adems de no poder usarsesimultneamente por dos personas, una sola, usa uno o el otro. Este recurso de concentracinde todos los aparatos de aseo, parece venir ms de la necesidad de aunar recorridos de lneas

    2

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 21

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    21/131

    1 2

    3 4

    5

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 22

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    22/131

    de instalaciones de abastecimiento de agua y desage, que de la optimizacin de los usos en s,por tanto, si la flexibilidad del trazado de las mismas, permitiera la dispersin, la casa podraempezar a pensarse de otra manera, cada pieza del actual bao asociada a una funcin y en ellugar donde se resolvieran tanto la funcin como sus requerimientos tcnicos, como ruidos,olores, intimidad, climatizacin, ventilacin, etc.

    estar-comedor-cocina-salita-?

    La casa primigenia inmortalizada en el espacio nico de la caverna o de la choza, trae a nuestrorecuerdo un espacio principal, unitario, que distribua perimetralmente las funciones que hoyasignamos a las distintas piezas. De ese esquema nos ha quedado el estar, que aun no se hadesligado del comedor, por aquello de que al ser el espacio ms grande de la casa, admite laposibilidad de aumentar el nmero de comensales de los estrictamente residentes, ello a costadel estar. Por otra parte, el comedor se constituye en espacio necesario, ya que a pesar de queel lugar ideal sera la cocina, por lgica cercana, en ella no hay sitio para tal funcin. Por ellolas normas ms benevolentes, asumiendo que la produccin moderna de comidas no es tancontaminante, admiten la convivencia de la cocina en el mismo espacio que el comedor y que elestar. Sobre todo despus de asumir que somos europeos, y por tanto si ellos lo hacen, debe ser

    posible. En cualquier caso, habra que entender que esta serie de funciones, vienen a coincidircon las pblicas de la casa, y por tanto si hay posibilidad de agruparlas, estn generando espaciosde una cierta continuidad y generosidad espacial, que de otra forma, no sera posible conseguiren un programa tan reducido. Esta sera una de las lneas bsicas de actuacin para conseguir unaunidad, que de algn modo recuerde a la gran cocina tradicional, que asuma todas las funciones

    6

    7

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 23

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    23/131

    1

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 24

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    24/131

    de la casa a excepcin de los dormitorios. Que en nuestro caso podran ser entendidos como lasceldas del monasterio, donde cada individuo tiene derecho a su intimidad y todas las actividadesrelacionadas con ella. La ventaja es que dichas celdas pueden realmente ser las cmaras anecicasya mencionadas, y por tanto reducidas a las dimensiones crticas necesarias, en pro de unosespacios comunes ms dilatados. Tal como ocurre en un convento.

    organizar dormitorios

    Uno de los instrumentos que mas superficie consume, es la cama, al tener que cubrir sobrela horizontal la dimensin mxima de una persona, la altura. Todos los mecanismos que nospermiten escamotear estos elementos, aun a costa de consumir volumen de almacenaje, sonde gran ayuda para rentabilizar el espacio. Tal vez la solucin a este problema fuese conseguiruna suspensin fluida donde la persona pudiera dormir y descansar de pie. Es decir, flotando,donde las presiones estuvieran distribuidas ms homogneamente que en la posicin clsicahorizontal que usamos actualmente. La industria del mueble tiene resueltos los mecanismos paraescamotear la cama en la pared, o en un mueble adosado a ella. Quiz lo que falte en el mercadosean las opciones para poder guardar las camas en el techo, descolgndolas a la hora de dormir, oesconderlas en el suelo mediante una trampilla, hacindolas emerger en el momento necesario,

    tal como plantea algn corto publicitario de un automvil.

    versatilidad de las instalaciones

    La gran mayora de los esquemas tipolgicos de vivienda actuales estn excesivamente

    5 6

    7

    8

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 25

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    25/131

    1

    2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 26

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    26/131

    condicionados por la inamovilidad de los puntos de suministro. Esta situacin podra hacerse msverstil y con ello las propuestas seran ms variadas. Algunas de las soluciones podran ser lassiguientes. Utilizar varias columnas situadas estratgicamente y equipadas con electricidad, gas,desages, evacuacin de humos y puntos de entronque de telecomunicaciones. Otra solucinpodra ser proyectar una espina dotada de diversos puntos de entronque de cada una de lasinstalaciones, la situacin de dicha terminal puede ser bajo suelo tcnico, en techo registrable, oen paramentos igualmente registrables. Incluso en espacios difanos podran disponerse trazadosvistos, fcilmente accesibles y con diversos puntos de acometida. Un ltimo apunte sobre eltrazado de instalaciones podra ser el uso de redes flexibles en suelo, techo o paramentos, todos

    ellos registrables, que permitieran llevar de forma fcil, los suministros al punto concreto dondese necesitase a lo largo de la vida de la casa.

    aparatos autnomos

    El ahorro de la energa y del agua, conlleva una reduccin drstica del consumo. Con nuevossistemas de almacenamiento parcial y recarga de agua por aparato, podra reducirse el derrochecontinuo de la misma. Estos sistemas haran posible su independencia de las redes y les permitiranuna autonoma suficiente para hacerlos mviles. O resolver la movilidad a travs de los sistemas

    de distribucin de acometidas mencionados en el prrafo anterior. Se podra hablar de uninodoro mvil con sistema autolimpiante y depsito de almacenamiento de residuos descargablea red de evacuacin. Lavabo mvil para operaciones donde se requieran cantidades pequeas deagua. Ducha mvil con sistemas de conexin rpida a alguno de los sistemas de acometidas vistosanteriormente. Incluso cocina y horno elctricos mviles con sistemas de conexin a algunos de

    3

    4

    5

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 27

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    27/131

    1 2

    3 4

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 28

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    28/131

    los puntos de evacuacin de gases. Adems de alguno de los sistemas de distribucin de redesmencionados, se necesitan puntos de suministro de energa, recarga de agua y evacuacin alsistema general, habilitados con los sistemas de conexin rpidos, para permitir que cualquieraparato pueda estar temporalmente en cualquier lugar.

    TECNOLOGA Y TIPOS RESIDENCIALES

    La constante evolucin de la tecnologa relacionada con la innumerable lista de aparatos usadosen las viviendas contemporneas, requiere una atencin especial a su evolucin con objeto de

    que la configuracin espacial sea lo suficientemente verstil para asumir estos cambios. Cambiosque a veces son de gran calado como es la aparicin de las redes telemticas y sus consecuenciasdirectas sobre el almacenamiento convencional de productos como la msica, la literatura, o elmaterial flmico.

    El televisor, sanctasanctrum de los hogares contemporneos, pierde posicin gracias a ladiversificacin de la informacin, el ordenador personal, cada vez con unas dimensiones msreducidas ocupa su puesto. La capacidad del ordenador de concentrar todas las funciones, lereporta el beneficio de ser un instrumento, y con ello la autonoma de funcionamiento, que

    se asocia ms a una serie de clulas compartimentadas, donde los individuos pueden contarcon una autonoma espacial libre de interferencias, y paralelamente, un cierto espacio comnde intercambio. Esta nueva atomizacin de la casa, donde la familia o el grupo convencionalse diluyen, mientras se priman espacios aptos para nuevas familias, requiere por un lado lapuesta a punto de la cmara, o estancia, y por otro la revisin de la concepcin espacial de las

    5

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 29

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    29/131

    1VIVIENDAS EXPERIMENTALES 30

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    30/131

    habitaciones o espacios destinados al encuentro colectivo.

    Quiz los ejemplos ms clarificadores sean las residencias colectivas, destinadas hoy por hoy asectores muy especficos de la sociedad, que supuestamente no encajan dentro de la atomizacinque supone la vivienda unifamiliar convencional, donde un nmero reducido de personas seaventuran a compartir parte de sus necesidades mundanas, durante una parte significativa de suvida. Pero tal vez, esas grandes casas comunes que son las residencias colectivas, deberan marcarlas pautas para el resto de la edificacin residencial, y no al contrario. Estos edificios permitenuna autonoma individual o de grupos reducidos, basados en mdulos espaciales dotados de

    equipamiento bsico. Y a cambio, el equipamiento pesado y complejo, es comn, al igual quelos espacios colectivos, que requieren de una cualificacin y especializacin que no es posibleintroducir en una vivienda individual. Cocinas, comedores, almacenes, salas de proyeccin, salasde juegos, gimnasios, salas de reunin, salas de fiesta, guarderas, lavanderas, aparcamientos,etc.

    La casa colectiva ofrece dos ventajas, hacer ms autnticas las piezas individuales y tener unamayor dotacin de infraestructura y de equipo para las piezas colectivas.

    El modelo no solo debera estar pensado para colectivos, juveniles, estudiantiles, solitarios otercera edad, sino que debera incluir tambin a grupos de otras naturalezas, tambin familiares,por qu no. Es decir, es fcil reducir y ajustar la superficie para un grupo familiar de cuatro ocinco personas, o un grupo que se rene para compartir vivienda.La casa bsica o unidad elemental podra constituirse de un modulo base dividido en dos

    2

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 31

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    31/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 32

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    32/131

    sectores, espacio y equipo. Los dimensiones de los mdulos base de serie regular, bien podranser las siguientes: 5x5=25 / 6x6=36 / 7.20x7.20=51.84 / 9x9=81

    Como arquitectos educados en la tradicin y ruptura que supuso el movimiento moderno, y sobretodo por la fascinacin del espacio continuo, que tan magistralmente model Mies van der Roheentre otros, nuestra fijacin por identificar el espacio de la vivienda con el gran contenedor, escasi inconsciente. Este esquema espacial, muy atractivo desde su planteamiento arquitectnico,adems ha sido deliberadamente vendido por la publicidad, no solo de la promocin residencial,sino de infinidad de artculos; mercadotecnia que nos muestra un mundo tecnolgico y feliz,

    donde las actividades residenciales se desarrollan en amplios loft, y sus inquilinos son hijos de laconnivencia entre los dioses de la tecnologa y de la abstraccin, cuya existencia no es otra, quecompletar el decorado buclico de un paisaje optimista en el que el consumo es el protagonista.No nos podemos olvidar por otra parte, de que estas grandes superficies, aparte de su bellezaescatolgica, tienen el mismo carcter, inabarcable e imposible que tuvieron los palacios en elrenacimiento, o los castillos en el medioevo. Pertenecen a una lite, que a veces las usa pararesidir, pero las ms, las usa para hacer negocios especulativos y trasvases econmicos. cortospublicitarios donde nos venden esa vida ociosa. Por eso no conviene perder de vista nuestrohorizonte, de vivienda contenida superficial y espacialmente, haciendo eficaces y ricos esospocos metros de que disponemos. Esto implica que difcilmente vamos a poder renunciar a doscualidades que habitan en el imaginario colectivo, intimidad y sociabilidad.Por un lado el espacio propio, acotado, funcional, preciso, equipado; y por otro, el espacio social,abierto, igualmente equipado para la colectividad, esta vez, rico espacialmente. La viviendaactual debe generarse en el dialogo fino y atento entre ambas categoras, y en la medida que se

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 33

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    33/131

    1 2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 34

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    34/131

    prime una u otra, su carcter perder fuerza. El equilibrio y las relaciones entre ambas, son lasclaves para el xito de un proyecto residencial, que finalmente abarca la ciudad con las mismasrelaciones, pero a una escala ms extensa.

    En definitiva la agrupacin de viviendas debe estar constituida por unidades base, referidasa las unidades de vivienda individuales y por unidades comunes que permiten la cohesin eintegracin de las unidades base en un conjunto de rango superior con capacidad para sumarsea otros conjuntos para generar ciudad.

    El modelo bsico de referencia es el convento o el monasterio. El modelo actual de residencia deestudiantes o de residencia de personas mayores, son algunos intentos de emulacin deficitarios,tanto en la cualidad espacial de las clulas individuales, como en el equipamiento comn querequiere una residencia para grupos familiares, o no, de diversa ndole.

    Tal vez esto hara posible el objetivo de mudarse de casa sin tener que realizar una mudanza, esdecir nicamente cargando con los efectos personales. Cuando alguien necesita desplazarse enun pas extranjero durante un viaje, alquila un coche, no lo compra; y el coche incluye de fbricatodo el equipamiento necesario para el viaje. La casa debera tener un carcter similar, integrartodo el equipamiento para vivir sin tener que realizar pequeas o grandes mudanzas. Es decir,

    la persona que se muda bebera hacerlo casi con el mismo equipaje que lo hace un estudianteque se aloja en una residencia estudiantil. Esto fomentara la movilidad y el hecho de considerarla vivienda como bien de primera necesidad y no como bien especulativo. Nadie piensa en uncoche como bien especulativo, salvo en casos muy especficos.

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 35

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    35/131

    1

    2 3

    4 5

    6

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 36

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    36/131

    NORMATIVA Y ENSAYO

    Hasta ahora la residencia colectiva para mayores sectores de la poblacin, no ha sido incluidaen la legislacin sobre vivienda. Es el Plan Andaluz de Vivienda 2003-2007 de la Junta deAndaluca el que propone un nuevo modelo, que pudiera ser el germen de futuras estrategiasen esta direccin. Se trata del alojamiento colectivo donde se regulan algunos aspectos de estasintervenciones. Pero efectivamente debe profundizarse ms en la experimentacin que implicael proyecto de estos modelos, antes de crear un cuerpo normativo que ahogue el desarrollo de

    unos tipos que aun estn por descubrir y definir, a travs del proyecto, a travs del concursopblico, de propuestas experimentales obtenidas de los distintos grupos sociales y familiaresque se presten a ello, desde distintas formas de uso, propiedad, alquiler, alquiler con opcin acompra, etc.. Los vagos ejemplos de vivienda colectiva construidos hasta el momento en nuestracomunidad, responden a modelos obsoletos, vinculados a rentas altas. Jardines, guarderas,piscinas, gimnasios, salas de reunin, salas de juego de nios, bibliotecas comunitarias, pistasdeportivas, son elementos comunes que liberan y permiten una importante reduccin a lasclulas elementales. Pero se da la paradoja de que las intervenciones residenciales que se acercana este modelo, por estar vinculadas a ofertas para compradores de nivel de renta alto, cuentan

    adems con viviendas que duplican en superficie, los estndares convencionales.El edificio ciudad del que hablaba Koolhas, debe domesticarse y mantener esa cualidad de elementomultiuso, en el que los inquilinos encuentran todos los servicios necesarios para no tener quemoverse del lugar, o moverse lo menos posible. Integrar funciones de trabajo no molestas ycompatibles con actividad residencial, debe ser un objetivo de los nuevos conjuntos de viviendas.

    7

    8

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 37

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    37/131

    1 2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 38

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    38/131

    Modelos bsicos compuestos por clulas que permitan, adems de usos residenciales, otros usoscompatibles, despachos, consultas, talleres, actividades diversas, que hagan posible dentro de unedificio o conjunto integrar usos de distinta naturaleza. En esta lnea se ha pronunciado. XavierMonteys en su trabajo Casa collage, Casa difusa. .

    COMPONENTES Y ESTRUCTURA DE LA VIVIENDA

    Proponemos tres ideas bsicas para pensar la vivienda: habitaciones para vivir, mquinas alservicio de la vida diaria, materializacin de los sueos de habitar.

    La idea de habitacin esta ligada al concepto de estancia o cmara. La estancia necesita de lapresencia humana, del calor, de la respiracin, de las vistas cruzadas de los seres humanos, dela vida, como un material ms de su composicin. Por tanto, la idea de estancia o cmara enarquitectura no est directamente vinculada a su presencia material, a su apariencia constructiva,a la sofisticacin tecnolgica de su configuracin, ni siquiera a su escala o dimensiones, sino a lacapacidad de albergar, modelar, hacer posibles todos aquellos lugares que las actividades humanasrequieren. sta no es tarea fcil, dotar de sentido, singularizar, aportar los significados precisosa travs de las formas, organizar los distintos y mltiples quehaceres del hombre. De ah ladefinicin de Kahn: la arquitectura no es sino la disposicin precisa de una serie de estancias.Esas estancias configuran la mquina estticapropuesta por Le Corbusier, y que en la actualidadha renacido como una estructura compleja cuyo objetivo fundamental es hacer ms sencillo yagradable el desarrollo de las mltiples actividades diarias de los usuarios. Incluso contando conque muchas de ellas son de tipo rutinario pero imprescindibles. Cocinar, comer, limpiar, dormir,

    4

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 39

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    39/131

    1 2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 40

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    40/131

    asearse, etc., pueden ser efectivamente tareas a veces aburridas o incluso desagradables, perola arquitectura ayudada por tecnologa se convierte en la mquina adecuada para hacer frente atodos estos requerimientos de forma ms precisa y efectiva.

    Esta mquina no impide que en cualquier caso cada individuo cuente un cmulo de experienciasespaciales, algunas experimentadas y otras sugeridas que le permiten identificarse en mayor omenor grado con los espacios de la casa que habita. En tanto en cuanto que el sueo de habitarse puede entender como una aspiracin, o una proyeccin futura en general con la intencin demejorar, est demostrado que en la medida que la casa que ocupa el habitante, le haga feliz por

    que adems de satisfacer el desarrollo de su actividad diaria, llega a identificarse y hacer suyala estructura espacial y su significado, el sueo de habitar se ir diluyendo y trasformando enrealidad hasta que no sea sugerido un nuevo sueo.

    Adems de estas tres ideas enunciadas, existen una serie de conceptos que determinan lasrelaciones de la vivienda con sus usuarios: lugares para el almacenamiento integrado o aadido;lmites, interior-exterior; contenedor y contenido; cmaras sagradas; cobijo, proteccin eintimidad; envolturas, texturas y superficies; el espacio difano frente al espacio fragmentado; elpatio y sus variaciones; la oportunidad del ensayo en viviendas para usuarios temporales.

    lmites

    Tradicionalmente los lmites en arquitectura han coincidido con los del objeto conformado y

    4

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 41

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    41/131

    1

    2

    4VIVIENDAS EXPERIMENTALES 42

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    42/131

    concluido como entidad aislada o aislable del medio exterior, donde esta se insertaba. Estoslmites venan a coincidir con cerramientos murarios y de cubierta, sistemas de cierre dehuecos, y suelo que podra coincidir con la propia superficie del terreno. Los enunciados delsiglo XX, hicieron saltar por los aires estos preceptos y de pronto los lmites empezaron ahacerse difusos, transparentes ambiguos e incluso a desaparecer. Estos planteamientos aplicadosa actuaciones de grandes dimensiones, con programas complejos, pero de cierta flexibilidad, ycon presupuesto razonables, hicieron posible la aportacin de proyectos y obras cuya riquezaarquitectnica radicaba en la ausencia o disolucin graduada de los lmites. En cambio, cuandolas propuestas implicaban trabajar con elementos base de reducidas dimensiones que sumados

    deban de conformar una entidad de rango superior, con un presupuesto adems reducido comoocurra en el caso de los edificios residenciales, era muy difcil llevar a cabo esta operacin detrasgresin del limite. Contamos con algunos ejemplos de edificios destinados a viviendas dondese trabaja con estos parmetros, pero suelen ser de dimensiones reducidas y adems parte de lacomposicin y ruptura de sus permetros est basada en su relacin con la superficie del suelosobre el que se asientan. Efectivamente la dificultad de manipular los lmites en un edificio enaltura destinado a viviendas mnimas es complicada, no solamente en relacin con el exterior,sino en la configuracin de sus estancias interiores. Por tanto, uno de los retos de las nuevasexperiencias con viviendas, debe ser trabajar en esta lnea, que por supuesto es la base parael entendimiento de la relacin interior-exterior, y de la estructura del espacio interior. Todo

    un universo posible de porches, compases, patios, terrazas, galeras, balcones, dibujado porcierres de verjas, tapias, setos, persianas, tamices, contraventanas, toldos, prgolas, buganvillas,elementos en definitiva que sin demasiada carga tecnolgica, a veces ninguna, han construido esarelacin tan necesaria entre el espacio privado y el pblico, entre lo individual y lo social, entre

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 43

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    43/131

    1

    3

    2

    4

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 44

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    44/131

    el adentro y el afuera.

    contenedor contenido

    En la misma medida que una de las aspiraciones de la nueva vivienda experimental pueda ser ladisolucin o la versatilidad del lmite, otra puede ser el contenedor sin contenido, o el contenedora su vez contenido. Esta expresin que resume una experiencia ideada para este trabajo y que sepresenta en esta serie de documentos con el titulo de Vivienda In-contenida pretende en realidadhacer posible un espacio cuyo contorno o envolvente, total o parcialmente, integre, cerramiento,

    estructura, instalaciones, equipos y la mayor la cantidad de mobil iario posible.

    Las relaciones que se generan entre contenedor y contenido no seran en este aspecto las clsicas,de casa que guarda en su interior mobiliario y utensilios, sino que seria un sistema de contenedorequipado que a modo de juego de muecas rusas guarda en su interior, o se estructura segnestancias que son envueltas o integradas en otras de rango superior. La pequea alcoba que seintegra en una habitacin pero mantiene su autonoma. Una composicin que tiene que ver conla idea de proteccin y cobijo que el usuario demanda de su morada. Casas dentro de casas,habitaciones dentro de habitaciones, que permitiran estructurar una vivienda como un vaco enel que se instalan una serie de cmaras con distintas funciones. O un espacio sobre el que pivotanunas estancias menores, como ocurre con el patio central de la casa rabe. En esa jerarquade contenedores contenidos, pueden aparecer igualmente mdulos de almacenamiento, arcas,estuches especiales para actividades, u objetos no susceptibles de ser integradas en el envoltorioo cscara. Pueden entenderse como mdulos macizos dentro de un espacio vaco que a su vez

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 45

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    45/131

    1

    2 3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 46

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    46/131

    este contenido en otro.

    materializacin del refugio

    Estos contenedores mltiples que a su vez puedan expandir el espacio y hacerlo uno con elexterior o con estancias de su propio contenido, necesitan una envolvente, que es el lmite ltimoque en cierto modo moldea nuestra percepcin espacial. La construccin de la envolvente tienedos funciones, una, guardar en su interior todas las componentes necesarias para que la viviendafuncione como tal, y la otra, modelar el espacio y ofrecer al usuario un recinto familiar, cercano

    a su idea de habitar. Para ello no solo es necesaria una disposicin geomtrica que genere espaciosreconocibles desde el punto de vista cultural y arquitectnico, sino que debe materializarse yconstituir un punto de contacto con el mundo fsico. Superficies, materiales, texturas, fragancias,colores, luminancia, sombras, frescor, penumbra, deban ser entre otras, algunas de las cualidadesque el habitante encuentre en su casa, que le permitan sentirla mientras la usa, como su lugar enel mundo, el sanctasantorum al que necesita retirarse peridicamente.

    difanos y partidos

    El espacio difano frente al espacio fragmentado, sin duda es la clave para entender lasestructuras bsicas de concepcin de la vivienda. A lo largo de la historia el espacio difanosobre el que recaan las funciones principales de la casa, incluida la estancia general dondetodos sus moradores se reunan en todos los rituales diarios, ha ido perdiendo terreno frenteal espacio compartimentado. Los modelos patriarcales y de autoridad reconocida reproducan

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 47

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    47/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 48

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    48/131

    espacialmente estas categoras, y la gran cocina-saln-comedor tena ese carcter de saln desesiones, presidido en todo momento por su regidor, el gran patriarca. En nuestros tiempos, unaidea ms paritaria y democrtica de concebir los grupos familiares hace posible organizar la casacomo suma de una serie de estancias de superficies aproximadas susceptibles de ser usadas paradistintas funciones. Eso s, sin olvidar todava la gran sala, esta vez de modestas dimensiones, queconstituye el saln-comedor actual. Quiz la estrategia ahora sea tratar de recuperar las mejorescualidades de ambos modelos. Por un lado el gran espacio nico, vlido para una pequea viviendamonoambiental prevista para alojar a una o dos personas, o vlido tambin para una viviendagrande con los contenedores o cmaras interiores para las distintas funciones mencionadosanteriormente. La otra va de entender la vivienda como suma de estancias paritarias, ofrece unamayor versatilidad, sobre todo para viviendas compartidas por un nmero mayor de individuos,es decir, cuatro o ms. En la medida en que esas estancias sean generosas y su organizacinpermita una cierta transformacin espacial mediante sus accesos, recorridos, relacin con elexterior, etc., la casa ser ms efectiva. Igualmente ser ms verstil en la medida en que cada unade las piezas, pueda tener autonoma de equipamiento y servicios, constituyendo casi una unidadbsica en si, sin perder su carcter de elemento que contribuye a crear una unidad de rangomayor, la casa, que unida a otra casa genera el conjunto residencial. La nica medida es detectarlos requerimientos de cada una de las categoras, antes de agruparse para generar una entidad derango superior. Este camino, de la habitacin a la ciudad, parte del elemento mnimo, de el traje

    a medidade la vivienda monoambiental, a la vivienda como contenedor de actividades, espaciocontinuo o compartimentado, de la vivienda multiambiental. La vivienda compleja sumada conotras viviendas y con otros recintos destinados a distintas actividades, van constituyendo clulasurbanas que finalmente conforman la ciudad.

    4

    5

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 49

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    49/131

    1 2

    3 4VIVIENDAS EXPERIMENTALES 50

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    50/131

    campos para experiencias

    Es conocida la idea conservadora que la poblacin tiene del concepto de vivienda, por dosrazones, una, porque nuestro sistema cultural se ha encargado de remarcar insistentemente estosideales, desde el vuelco positivo de la vida de Cenicienta al casarse con el prncipe e irse a vivira palacio, hasta las series televisivas y las revistas de sociedad y de arquitectura. La otra razn,es ciertamente que el acceso a la vivienda es difcil por su elevado precio y escasez de oferta,con lo cual, ni promotores ni clientes estn dispuestos a arriesgar nada por cambiar los hbitos y

    apostar por nuevos modelos de carcter experimental. nicamente se esta dispuesto a concedereste beneficio en caso de vivienda temporal, vivienda en alquiler, o vivienda subvencionada.Estas vas deberan ser aprovechadas por los distintos agentes de la produccin de viviendaspara plantear nuevas estrategias, que permitan huir del estancamiento en el que se encuentra lavivienda protegida actual.

    sustancias primarias

    Las tres sustancias para generar vivienda: equipamiento, almacenamiento, espacio vaco. Sipartimos de un mismo volumen, a medida que crece el almacenamiento disminuye el espaciovaco. Encontrar ese equilibrio es el objetivo del proceso proyectivo. En la medida en que elequipamiento de la vivienda se haga ms complejo y resuelva todas las necesidades del inquilino,a la vez que configura el espacio, el almacenamiento podr reducirse al mnimo. La carrocerade un coche es puro equipamiento, y esa superficie delimita el espacio y lo configura. Cualquier

    6

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 51

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    51/131

    1

    2 3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 52

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    52/131

    almacenamiento suplementario es impensable o casi imposible, salvo en los lugares expresosprevistos para ello, maletero, guantera, pero no caben muebles superpuestos a la estructuraespacial original. La configuracin espacial de la vivienda debera estar concebida en estostrminos, de forma que las pieles que conforman y acotan los recintos englobaran ya los lugarespara el equipamiento y almacenamiento, o sea los recursos propios, y las cosas aadidas, haciendoposible la integridad del espacio vaco.

    recursos propios

    Las lneas gordas de la arquitectura son aquellas que permiten convertir en masa/espacio loslmites y por tanto dotarlos de realidad euclidiana, darle cabida en el mundo de los objetos. Unade las primeras fases del proceso creativo arquitectnico se estructura en torno a elementosabstractos basados en conceptos procedentes del arte figurativo, y de la geometra, que aunquerepresenten para el proyectista categoras tangibles, no dejan de transmitirse como puras lneasu objetos etreos de masa y/o espacio cero. El proceso por el cual estos grafismos o esquemasmentales se ordenan para dar lugar a elementos aptos para ser construidos fsicamente en larealidad material con los medios y tecnologas a nuestro alcance, es el cometido del proceso deproyecto. Pero a veces, parte del proceso, se carga excesivamente con elementos de categoraspertenecientes al mundo abstracto de la creacin y acaban siendo lneas y planos incorpreos, o

    puntos sin entidad material y por tanto sin posibilidad de convertirlos en elementos fsicos.En el caso de la vivienda, el objetivo primario de rentabilizar superficie construida nos llevaa proyectar a veces contenedores cuyas envolturas son superficies imposibles de construir, ysolo resuelven alguna de las cuestiones bsicas necesarias como el aislamiento a la intemperie.

    4

    6

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 53

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    53/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 54

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    54/131

    Pero con esta forma de proyectar hemos perdido las bondades del trazo grueso, de la lneagorda, capaz de incorporar otros elementos necesarios en la conformacin y cualificacin de losespacios. El sistema de espacios servidos y servidores que enunci Kahn, o las cmaras continuasde Kazujo Sejima, o los objetos flotantes del container de Aires Mateus, o las fachadas equipadasde Ives Lyon, son algunas aproximaciones a este necesario trazo grueso.

    Casas y cosas aadidas

    Una de las funciones ms importantes de la vivienda es su carcter de almacn. La tecnificacinde la vivienda y la economa de nuestra sociedad nos convierten en unos consumidores de todotipo de objetos y servicios. Una parte de los objetos son fungibles en un tiempo determinado,pero se convierten en permanentes por que una vez desaparecidos hay que reponerlos, con locual necesitan igualmente un espacio permanente de almacenamiento. Otra parte de los objetosson realmente permanentes e incluso eternos, y nos acompaan largos periodos de tiempo. Todosellos necesitan espacios fcilmente registrables para acceder a ellos de forma cotidiana y directa.Los diversos servicios exteriores, ya sean instalaciones de telecomunicaciones, terminales desuministro, etc., necesitan mquinas que tambin consumen espacio que debe ser adems de fcilacceso. En realidad el espacio arquitectnico de la casa con sus instalaciones y equipamiento essolo una parte de la vivienda, la otra parte necesaria y muy importante para el desarrollo de la

    vida cotidiana son los objetos. Nuestra relacin con los objetos no se limita solo ha hacer uso deellos, sino que tiene tambin un carcter emotivo. Son pequeos talismanes que nos vinculan conel pasado o con el futuro, que nos traen recuerdos, o que cuentan cosas de nosotros, constituyenen definitiva un lenguaje jeroglfico que habla de nuestras vidas y de nuestra relacin con la

    4

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 55

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    55/131

    1

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 56

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    56/131

    cultura en la que vivimos. Hasta la revolucin industrial, la relacin con los objetos era muchoms cercana, ya que el objeto adquirido atesoraba el valor del trabajo que una persona habainvertido en realizarlo, y ese valor era percibido por el adquiriente del mismo. Con la produccinen serie los objetos pierden su valor individual, emotivo, del esfuerzo invertido en su elaboracin,y solo se quedan con el valor universal del modelo y por supuesto con el valor funcional deresponder a los requerimientos especficos para los que ha sido diseado y fabricado. Es decirun congelador, fundamentalmente tiene que hacer posible que los alimentos se mantengan a latemperatura precisa largos periodos de tiempo, y adems tiene que permitir un fcil registroy mantenimiento. Cuando termina su vida til, y no realiza su funcin, se sustituye por unonuevo, sin ninguna connotacin emotiva. Llegados a este grado de distancia y de desapego conlos objetos, las corrientes minimalistas han apostado por hacerlos desaparecer de nuestra vista, ysolo emergen del fondo de sus aposentos en el momento de ser util izados. El ejemplo ms precisolo constituyen las modernas cocinas de electrodomsticos integrados, donde dentro de una piellisa y neutra, se esconden infinidad de artefactos construidos con las ms novedosas tecnologas.Si nos paramos a observar todos los objetos que pueblan nuestras casas, veremos que casi todoes susceptible de ser guardado en armarios con un fondo de entre 15 y 60 centmetros. Dichosarmarios pueden ser perfeccionados con cajones de apertura completa en su parte inferior,igualmente de distinta altura, y con un sistema continuo de soporte de estantes, bien en su parteinferior o en su parte superior. Este es el sistema que habitualmente se usa para mobiliario de

    cocinas, acompaado de una encimera o zona de trabajo. El resto de utensilios usados en casason los destinados a sentarse, sillas y sillones, los destinados a hacer funciones de planos detrabajo y comida, mesas, los destinados al descanso, camas, y los destinados al aseo, normalmentepertenecientes al equipamiento general de la vivienda o a alguna de las categoras enunciadas. Pues

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 57

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    57/131

    12

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 58

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    58/131

    bien algunos de los objetos mencionados como mesas, camas e incluso sillas, son susceptibles deintegrase o guardase en armarios cuyo xito depender de su fcil y rpido proceso de guardadoy recuperacin. Esta nueva forma de relacionarnos con los objetos, implica tambin una nuevaforma de concebir la casa como un todo, como una maquina equipada, tambin para almacenare integrar mobiliario, con el objetivo ya mencionado en este trabajo de convertir una mudanzaen un traslado de efectos personales susceptibles de llevar en unas maletas, como si nos fusemosa un viaje relativamente largo. Y con el objetivo de conseguir que efectivamente el espacio vaconeto, va a seguir siendo el mismo, y no va a ser ocupado por voluminosos artefactos. La ofertaactual de vivienda protegida pone en el mercado apartamentos de reducidas dimensiones, engeneral sin incluir espacios de almacenamiento. Esto significa que el nuevo propietario debe

    invertir una importante cuanta de dinero en equipar su vivienda y amueblarla. Parte de eseequipamiento y mobiliario esta destinado a almacenamiento de objetos; si ya la vivienda estacompartimentada en espacio reducidos, al introducirle un rosario de muebles para almacenar,cada uno de su tamao y naturaleza, la casa se convierte en un laberinto de cacharros entre losque quedan pequeos pasillos para ir de unos extremos a otros que a veces no tienen una anchuramayor de 40 centmetros.

    Por tanto estimamos que sera necesario incorporar a las viviendas estos espacios dealmacenamiento, que desde el proyecto pueden ser ms operativos que resueltos a posteriori

    con mobiliario suelto. Dichos espacios deben distribuirse por toda la casa formando parte de suestructura espacial y distributiva de forma que no sea necesaria la adquisicin posterior de estetipo de mobiliario, , al menos que permitan de forma elemental su equipamiento interior ycierre en su caso. El sistema ms recurrente es el de armarios de espacios verticales susceptibles

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 59

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    59/131

    1 2

    3VIVIENDAS EXPERIMENTALES 60

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    60/131

    de ser convertidos en armarios, cajones o estantes, abiertos o cerrados. Esta dotacin de excesode superficie y consecuentemente de volumen debera ser contemplada en las normativas aluso, como una dotacin suplementaria a las ya crticas dimensiones de las piezas, entendiendoque el espacio destinado a almacenamiento es una dotacin necesaria ms, al igual que lo sonlos cerramientos y los espacios destinados a instalaciones. Aunque en este punto se insiste enel almacenamiento vertical tipo armario, creemos, como as se manifiesta en otros apartadosdel trabajo, que igualmente existen otras formas de organizar el espacio para permitir elalmacenamiento bajo suelo o sobre techo.

    Las tecnologas de la informacin, unidas a los servicios de reparto y mensajera permitirn

    cambiar a medio plazo las costumbres de almacenamiento. No tiene sentido almacenar grancantidad de alimentos en la despensa si regularmente un servicio de reparto los trae, o inclusoun servicio de comidas a domicilio lo suministra o una cocina de la comunidad lo prepara. Dehecho ya es una idea obsoleta coleccionar discos de msica o de vdeo cuando puede disponersede ellos instantneamente en lugares remotos del mundo. Esto mismo empieza a hacerse realidadcon las bibliotecas caseras, que constituyen grandes devoradoras de espacios, enciclopedias,colecciones literarias, etc., cada vez tendrn menos sentido si estn a disposicin en la red oen un pequeo almacn digital. Por otra parte la industria compite reduciendo al mximo eltamao de los objetos sin por ello perder prestaciones. Esta lucha est centrada sobre todo en

    los aparatos electrnicos; telfonos mviles, agendas electrnicas, sistemas de posicionamientoglobal, reproductores multimedia se integran en minsculos objetos, que se llevan en elbolsillo; ordenadores porttiles, ultraligeros con menos de una pulgada de espesor. Todo es unacarrera hacia la nanotecnologa, hacia lo invisible, hacia lo plegable, hacia la casa de bolsillo. En

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 61

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    61/131

    1VIVIENDAS EXPERIMENTALES 62

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    62/131

    contraposicin, cada vez se demandan mayores espacios para vivir.

    PRODUCCIN Y TITULARIDAD DE LA VIVIENDA

    La importancia de la propiedad de la vivienda es primordial a la hora de determinar su proceso deproduccin. Teniendo en cuenta que con las actuales condiciones del mercado de la construccin,una familia debe invertir en su vivienda habitual, entre el 50 y el 75 % de sus ingresos, realmentese ha convertido en un enorme problema social y humano, ya que, por una parte es muy difcilel acceso a la vivienda de jvenes recin independizados que carecen de suficientes recursoseconmicos, y por otra, se dificulta enormemente la movilidad general del resto de la poblacin,

    con todas sus consecuencias, estatismo del mercado laboral, parque de viviendas vacas, segundasresidencias vacas durante gran parte del tiempo etc..

    Por tanto, parece necesaria una intervencin pblica en el mercado de la vivienda, pero talvez debieran aclararse los trminos en los que esta se realiza. Por un lado la propiedad de laadministracin, y por otro la propiedad de los administrados. Es decir que debiera funcionarigual que para otras competencias, el estado, o administracin que corresponda, es propietariade edificios de vivienda o residenciales, que alquila temporalmente a personas que cumplen unasdeterminadas condiciones personales y econmicas, y que deja de hacerlo cuando esas condiciones

    cambian y no se cumplen los requisitos que dieron lugar a esa prestacin. En torno a este campoes donde debera ordenarse una determinada dosis de experimentacin. La administracincomo agente financiero de experiencias en materia residencial, invierte parte de sus recursos enI+D+i, es decir cuenta con un laboratorio de proyectos y edificacin donde se da cabida a todas

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 63

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    63/131

    1

    2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 64

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    64/131

    las soluciones que tratan de desarrollar e innovar en materia de vivienda, llevndola hasta susltimas consecuencias, que son la construccin y puesta en servicio pactados con los inquilinosdispuestos a ocupar un parque residencial experimental, que sera la punta de lanza o locomotorade este proceso de investigacin y transferencia de conocimientos. Esto no solo implica la puestaa punto de tipos y tecnologas que cumplan determinados parmetros presupuestarios, sino queimplica ensayar nuevos modelos que permitan un mayor registro de circunstancias, es decir,desde el concepto de la vivienda mnima, ensayado hasta ahora como remanente de la tradicindel movimiento moderno, hasta viviendas con otro tipo de parmetros, que permitiera otrosusos, y en las que las superficies estuvieran relacionadas con otros condicionantes, ambientales,urbansticos, sociolgicos, etc.. Si la superficie es un parmetro determinante en la concepcin

    de la vivienda pblica, porque lgicamente vincula al presupuesto, deberan de manejarsedistintos grados superficiales, desde los 25 a los 200 metros cuadrados, o incluso ms, en lamedida en que las clulas base, se entiendan como elementos autnomos formando parte deun conjunto que aporta servicios o elementos residenciales de mayor envergadura, de carctercompletamente autnomo, siempre pensando en el amplio espectro social que pueda ser elusuario de determinados tipos, que aun no estn en el mercado. Es decir, residencia colectivacon servicios, conjunto de viviendas con y sin servicios comunes, y viviendas de mayor cuantasuperficial destinadas a mayores grupos sociales, pero autosuficiente en servicios.

    Por tanto el primer orden, o primera fase, de parque residencial propiedad de la administracin,sera el lugar adecuado para introducir parmetros experimentales, y negociar tambin con elinquilino su carcter emprico a cambio de una cierta bonificacin en el mbito econmico delalquiler.

    3

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 65

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    65/131

    1

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 66

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    66/131

    Por otra parte parece razonable el control y racionalizacin de la produccin de vivienda, hastaahora denominada de promocin pblica. Pero sera muy importante delimitar o diferenciar lasayudas para su construccin, de los mdulos econmicos de su mercado. Esto quiere decir quelas ayudas deberan ser personales y temporales, ya que las circunstancias de la personas cambian,pero no deberan vincularse a las viviendas, al menos en los trminos nominales relativos a losinquilinos, que actualmente se hace. Sobre todo, porque analizados los costes de produccin delparque residencial, una parte importante de los mismos se derivan directamente del valor de losterrenos, y de las plusvalas generadas por las recalificaciones urbansticas y su correspondientebeneficio empresarial.

    Esta vinculacin del ttulo de propiedad a la subvencin que los inquilinos obtienen, complejizael rgimen de propiedad y conduce directamente a un estado normativo que hace muy difcil lainnovacin en una franja de tipos de amplio arraigo social. Con lo cual se eliminan progresivamenteformas especialmente ricas de nuestra historia, pero adems se impide la creacin de nuevasexperiencias, y el tipo subvencionado se repite en un esquema primario agotado en su desarrollo,copiado hasta la infinita saciedad, por una supuesta relacin ptima presupuesto-superficie, peroque no satisface gran parte de las funciones que nuestra sociedad actual demanda de la vivienda.Espacios exteriores, versatilidad, espacios para el trabajo profesional, espacios de gestin de

    ropa, almacenamiento, instalaciones de clima, garajes de bicis y carr itos varios, etc...Para evitar este colapso, sera necesario desvincular subvenciones a la vivienda de las subvencionesa los inquilinos, y flexibilizar la normativa y sistemas constructivos de forma que no se limiten lassuperficies no protegidas. Es decir, dar cabida a formulas de convivencia mixta entre elementosbsicos protegibles y elementos de expresin libre, o formulas donde las ayudas son personales

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 67

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    67/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 68

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    68/131

    en funcin de las circunstancias temporales de un individuo, y el precio de la vivienda pasa por unacercamiento a los costes reales de la construccin, una vez que el suelo sobre el que se construyesea mayoritariamente de titularidad publica, igual que lo son para otros servicios bsicos desanidad, transportes, o justicia, o igual que lo son en muchos pases de Europa. Nadie piensa quees dueo de una habitacin de hospital pblico por tener que usarla temporalmente.

    En cuanto a la las iniciativas privadas, liberado el suelo de titularidad pblica, solamente debanlegislarse unas condiciones mnimas, que en su mayora ya contiene el CTE. Pero s se podraincentivar igualmente la participacin de las empresas promotoras de vivienda en proyectosI+D+i en las condiciones comentadas anteriormente, y siempre que la produccin que se

    incentive sea el resultado real de iniciativas de investigacin tutelada por equipos o entidades dereconocida solvencia. Igualmente que las experiencias reales de construccin y experimentacinde estas promociones, privadas puedan ser subvencionadas o cofinanciadas por las distintasadministraciones. Los inquilinos que acuerdan contractualmente vivir o usar estos productos,pueden ser compensados con ayudas al alquiler o la compra en su caso, en la misma medidaque lo eran para iniciativas de la administracin como propietaria. Esta circunstancia no seraen absoluto problemtica, ya que en la actualidad existe ms demanda que oferta en el mercadode la vivienda. Esto significa que muchas personas estaran dispuestas a aceptar condicionesexperimentales de una vivienda con tal de poder acceder a la misma en condiciones econmicas

    razonables.parque de viviendas_vivienda colectiva

    La fuerte influencia que la normativa de vivienda protegida, y la tradicin moderna sobre la

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 69

    1 2 3

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    69/131

    4

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 70

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    70/131

    vivienda mnima, vinculada supuestamente a un mnimo coste econmico, ha provocado unaclasificacin y radicalizacin a ultranza de la vivienda en la mayora de nuestros pueblos yciudades medias, e incluso en las grandes metrpolis. El mercado de vivienda atiende a dosparmetros, vivienda protegida y vivienda de estatus superior, sintetizada en dos modelos. Elprimero representada por un bloque, cuya optimizacin se obtiene recurriendo a un tipo conplanta en forma de H, en el que se organizan cuatro viviendas-piso por cada ncleo vertical deescalera y ascensores, y la superficie til se sita entre los 60 y los 100 metros cuadrados. Engeneral no cuenta con servicios comunes, ni con expansin exterior privativa de las viviendas, nide las parcelas. Solo en algunos casos de manzanas poco colmatadas o de nueva planta, se dona a lacomunidad el uso del patio. Este aspecto de la produccin masiva de vivienda se vincula a un gran

    sector de la poblacin con capacidad adquisitiva media-baja. Para el otro sector, el de capacidadadquisitiva media-alta se reserva el tipo adosado, o en algunos casos exento-pareado. Grandesextensiones periurbanas se construyen con una casa bsica de dos niveles con pequeo compsdelantero en algunos casos y que incluye acceso a garaje en semistano o baja y patio trasero dedimensiones crticas, es decir, el estrictamente exigido por las ordenanzas municipales.Esta idea buclica de viva usted sin tener que negociar condiciones de comunidad con sus vecinos, aveces se oferta con un stano que abarca la totalidad de la superficie de la planta baja de la casay que en el mejor de los casos se eleva el nivel del piso de planta baja para poder ventilar eiluminar el stano con ventanas a ras de techo. Otro complemento que el promotor ofrece sonlas buhardillas, espacios obtenidos bajo cubierta, arrancados de forma ilegal, con la complacenciade todos los agentes de supervisin y produccin de la vivienda y cobrados a precio de superficiede volumen normal. Es decir, buhardillas, que con suerte funcionan como trasteros por su escasaaltura media y su difcil iluminacin y ventilacin, son vendidas como autnticos tesoros de

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 71

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    71/131

    1

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 72

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    72/131

    dormitorios para nios, a precios similares al resto de la superficie de la vivienda. Toda estaoperacin adems impide la realizacin de azoteas-solarium, ya que su existencia no contabilizasuperficie til cubierta a la hora de generar el precio de venta.

    Por tanto se polariza la produccin de la vivienda y con ello la trama de la ciudad segn estosdos modelos. Modelos cuyos efectos perniciosos podemos constatar en la configuracin caticay desmedida actual. El primero generado especialmente con el urbanismo salvaje de los aos 50y 60, con amplios sectores colmatados por bloques fantasmas, inconexos, ubicados en tramasdesarticuladas y alejadas de los ncleos primarios de las ciudades. Sevilla, como otras muchasciudades, es un ejemplo de este tipo de actuaciones, Macarena Norte, Pajaritos, Polgono Sur,

    Sevilla Este, etc.. Y por otra parte las infinitas periferias actuales llenas de adosados, sin serviciospblicos bsicos, sin colegios, sin autobuses, sin parques, sin centros de salud, pero colmatandoterritorios que se registran por carretera, con su consiguiente incremento de circulacin rodada,para satisfacer cualquier necesidad primaria. Modelo de expansin norteamericano, pero sinterritorio.Expuestas las caractersticas negativas de ambos modelos, debera apostarse desde laadministracin por modelos intermedios de vivienda colectiva en la que se reconsideren todosestos parmetros:

    Ampliar y dar cobertura a los aspectos superficiales de actuaciones unitarias de forma que nose produzcan los guetos actuales de viviendas para colectivos especficos: jvenes, ancianos,divorciados, familias monoparentales. Un mismo conjunto residencial debe admitir modelosresidenciales que abarquen desde mdulos mnimos de 25 metros cuadrados, hasta viviendascompletas de 200 metros cuadrados, pasando por sistemas comunes, espacios para otros usos

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 73

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    73/131

    1

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 74

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    74/131

    etc. Esto hara posible la integracin de personas y grupos de personas, grupos familiares dedistinta naturaleza, provocando intercambios y permitiendo relaciones que en la prctica se dany no son viables por falta de modelos arquitectnicos que lo permitan. Hijos que se independizany pasan de una casa de 150 m2a un apartamento de 25 m2. Familias que aumentan y les crecenlos hijos y pasan de 60 m2a necesitar 150. Casas de las que se van los hijos y podran pasar de150 a 80 m2. Padres, tos, abuelos, amigos, compaeros, inquilinos, que quieren vivir cerca desus familiares o amigos, no compartiendo morada, pero si comunidad, o alquilando algo cercano.Son innumerables los requerimientos de intercambios residenciales que en este aspecto demandala sociedad, y no son posibles por la uniformidad y monolitismo del mercado residencial. Apenasexiste ni siquiera la tradicin de producir vivienda colectiva de mayores dimensiones, dotada

    de servicios comunes. Pisos de 150 m2

    o 200 m2

    son difciles de encontrar, y si adems se buscala existencia de espacios exteriores privativos o comunitarios, u otros requerimientos, aunmas difcil. Por tanto es el momento de reivindicar estos nuevos tipos donde diversos modelosposibles convivan compartiendo espacios y servicios comunes. Son piezas de gran frescuracontempornea, frescura y novedad que tambin trasladarn al sector de ciudad donde seinstalen. Solo hay que ver las experiencias en Holanda, Alemania, Austria, Suiza, y algunas enEspaa. Fukuoka en Japn, de Steven Holl, es una interesante propuesta, todos los apartamentosson distintos programtica y espacialmente y los vecinos entablan relaciones con el simple hechode ser invitados por el vecino a conocer su apartamento. Esto enlaza con el tema siguiente enrelacin con los servicios comunes y los regmenes de comunidad.

    CIUDADES VACACIONALES_SEGUNDA RESIDENCIA

    Un gran porcentaje de poblacin autctona se desplaza en periodos estivales donde las temperaturas

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 75

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    75/131

    1

    2

    3 4

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 76

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    76/131

    en ciudades interiores se hacen insoportables. Es una migracin interna de poblacin que nadatiene que ver con las inquietudes bsicas y primarias de los seres humanos de viajar y ampliar suconocimiento del mundo. En este caso se trata simplemente de una supuesta mejora temporalde las condiciones de vida, acompasada con el sentir del gran sector de poblacin del que formaparte el individuo concreto y que le genera esa necesidad. Estamos hablando de la segundaresidencia. Este movimiento poblacional es responsable de una parte importante del destrozoy aniquilacin de los lugares de inters geogrfico y paisajstico, centrados especficamente enla costa o en la montaa. Como no se trata de un viaje en s, donde el viajero suele ir ligero deequipaje, sino que es un traslado de residencia en toda regla, genera la necesidad de contar conuna segunda residencia que incluya todo el equipamiento que ya tiene la primera, e incluso ms,

    porque en esta segunda se esta poco tiempo, pero ese tiempo se vive y se usa ms intensamenteque la primera. Esta prctica esta costando a la naturaleza, llmese ecosistema o planeta tierra,un despilfarro tremendo de energa, para construir y mantener estas ciudades fantasmas, vacasdurante diez meses al ao. Una aniquilacin del suelo natural y su riqueza ecoambiental dedifcil vuelta atrs, enterrada bajo el hormign de sus urbanizaciones, con el beneplcito delas fuerzas sociales y polticas por la supuesta bonanza econmica que genera para la comarca.Est costando un elevadsimo esfuerzo econmico a las familias que acaban embarcadas en estasaventuras, pagando cantidades ms elevadas por apartamentos y casitas, minsculas a veces, quelos que destinan a su vivienda habitual. Se est invirtiendo una gran cantidad de energa enmover a toda la poblacin, sistemticamente en cada periodo estival o vacaciones varias, nosolo cuantificada en el parque mvil empleado a tal efecto, sino en la creacin y mantenimientode infraestructuras, carreteras, autopistas, vas frreas, trenes, etc., y consecuentemente hayque sumar la contaminacin y emisiones que toda esa migracin genera. Y por ultimo para

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 77

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    77/131

    1

    2 3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 78

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    78/131

    el ciudadano normal que sigue su rutina en la ciudad o en la metrpoli, le suponen grandescontratiempos verse inmerso en la operacin dispora o en la del regreso, que no comparte y dela que no forma par te. Atascos kilomtricos, caos circulatorios, etc.

    Por tanto la propuesta pasara por una revisin de los fundamentos y razones que provocan estasmigraciones. Estimamos que primordialmente existe una razn, la gente no est a gusto, no esfeliz en la ciudad en la que vive, en la casa en la que reside, y cuando tiene un pequeo margende tiempo, necesita huir y acariciar la idea de que otra forma de vida es posible, otra ciudad esposible, otra casa es posible. Espejismo que se deshace continuamente cuando todo eso imaginadopara la segunda residencia o ciudad dormitorio, no lo puede resolver una ciudad en estado de

    hibernacin fantasma durante 10 meses al ao. Y la frustracin es tremenda en las caravanasy atascos de vuelta. Qu es realmente lo que buscan los grupos familiares cuando cargan suspertenencias ms prximas en un coche y se aventuran a sufrir terribles atascos antes de llegar aun apartamento minsculo en una playa repleta de apartamentos minsculos, y campos de golf,cuyo nico motivo de existencia es crear algn vaco, que justifique que las casas miran haciaalgn sitio, ya que la primera, segunda y dems lneas de playa estn colmatadas.

    En la ciudad de origen, del da a da, de gran parte de la poblacin, falta espacio, falta organizacindel espacio, jerarquizacin del espacio, interconexin del espacio. Las viviendas son escasas ymuy pequeas, no hay servicios colectivos, no hay espacios exteriores comunitar ios y privativos,hay gran escasez de espacios pblicos, los servicios de transporte son deficitarios, porque seha potenciado hasta el infinito el vehculo motorizado privado, en detrimento del transportepblico y la bicicleta. Ahora los coches no caben, y si se aumenta la capacidad y la cantidad de las

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 79

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    79/131

    1

    2

    3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 80

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    80/131

    vas rodadas, en breve periodo de tiempo se vuelven a colmatar.

    Los problemas endmicos que provocan estas disporas, bien podran ser algunos de losque a continuacin se enumeran: viviendas pequeas y mal estructuradas, cuyas rgidascompartimentaciones no resuelven los programas de necesidades actuales. Esencialmente,tiene contempladas las operaciones bsicas de supervivencia de la especie humana, dormircomer-cocinar, asearse, refugiarse y protegerse del entorno, y reserva un espacio para todolo no enunciado anteriormente que se llama estar y que en la mayora de los casos se usapara ver y rendir culto al aparato de televisin. Faltan muchas cosas, falta espacio de trabajo,espacio de almacenamiento diversificado. Adems de ropa, libros, CD y utensilios de cocina se

    usan muchos otros elementos no clasificables en estas categoras y que no entran en ningunode los recintos destinados a almacenar previstos para una vivienda elemental. Bicicletas, cajasde herramientas, utensilios de playa, etc.. Falta espacio de gestin de ropa, lavar, tender, secar,planchar, almacenar, falta espacio de juego, espacio de reunin, espacio de concentracin,espacio de taller. La vivienda mnima, como hemos mencionado, solo resuelve parmetrosprimarios propios de sociedades menos avanzadas y obvia todas las necesidades que planteanuestra organizacin social contempornea. Y uno de los motivos de estas mudanzas temporalesest basado en la ilusin de que aunque la vivienda en s a la que uno se muda temporalmente seaincluso ms pequea que la que usamos habitualmente, al menos tendremos la posibilidad de usarel exterior. El exterior privado y el exterior pblico. Esto en cierta medida es verdad, las ventajas

    de estas casas minsculas usadas en vacaciones es que solo se usan para las funciones bsicas. Enla ciudad del da a da, la gran mayora de las viviendas, sobre todo colectivas, cuentan con unameseta de escalera, un ascensor y un mnimo portal con buzones y contadores, como nico

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 81

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    81/131

    1

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 82

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    82/131

    espacio no propio de la vivienda: a partir de la puerta de la casa, esta la calle pura y dura. Las

    viviendas necesitan espacios exteriores comunes, amn de otros espacios exteriores cubiertosy/o cerrados de carcter comunitario que prolongan la resolucin del programa de la viviendaen el exterior de la misma, evitando as que esta tenga que asumir funciones que por su escasouso en el tiempo, impliquen la existencia de espacios infrautilizados. Estos sitios que faltan sonlugares de juego de nios, recintos de estancia exterior de carcter comunitario, lugares deencuentro de adolescentes, etc. Es decir la produccin de la vivienda colectiva tiene que asumirtodas estas funciones exteriores propias de una vivienda porosa y entrelazada con el espacioexterior, que tan oportunamente usan para promocionar y vender segunda residencia.

    Por otra parte falta el programa de servicios pblicos, cercano a la vivienda pero exterior aella, parques y jardines. Faltan lugares de movimiento para jvenes y adolescentes, la pruebaesta en estos macro botellones, que son otro smbolo de la necesidad de recuperar el espaciopblico como propio. El consumo de alcohol aparejado a estos eventos entendemos que es elresultado de un problema social ms profundo en el que no entraremos. Pero esta manifestacinespontnea de salir a la calle, de tomarla en tono festivo, no es otra cosa que la llamada de ampliossectores de la poblacin de edades que podramos situar en el intervalo de 15 a 25 aos, en lasque se manifiesta el intrincado y asfixiante carcter de nuestras viviendas, de nuestras ciudades,preparadas para resolver problemas bsicos, y esto no lo puede satisfacer la panacea de Internety el mundo de la comunicacin, que efectivamente cubre otras parcelas. Faltan lugares de paseo,

    falta que la sociedad reconozca la existencia de personas mayores y sus necesidades habitacionalesy sociales, aunque ya no sean personas productivas en trminos econmicos, que reconozca lasnecesidades de los jvenes y les dote de espacios e infraestructura para realizarlas, falta atencin

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 83

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    83/131

    1

    2 3VIVIENDAS EXPERIMENTALES 84

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    84/131

    especifica para los bebs y nios de primeras edades y los familiares que los cuidan, las guarderas

    existentes son escasas y en la mayora de los casos nicamente se dedican a guardar a los nios,y qu decir de los edificios donde se ubican estas guarderas privadas, viviendas reconvertidasque no renen las condiciones adecuadas para este tipo de programas. Faltan centros deportivos,piscinas, y sobran estadios olmpicos y grandes gestos. En definitiva faltan muchos de los sistemasprimarios que buscan desesperadamente los miles de personas que huyen en verano a climas msconfortables, por que el rgimen laboral se lo permite.

    El problema es, que ni siquiera las polticas municipales, ni los movimientos vecinales tendrancapacidad para cambiar estas tendencias migratorias ya que es una cuestin de mayor rango.

    Pero si consiguiramos hacer una tabla con un debe y un haber, podramos ver que la cantidadde energa y los presupuestos astronmicos invertidos en crear y mantener ciudades vacacionalesfantasmas, seran suficientes con creces para poner a punto nuestras ciudades del da a da,eliminando as la necesidad de realizar estas perniciosas disporas peridicas.

    DIVERSIFICACIN DEL EDIFICIO RESIDENCIAL

    la conquista de la altura

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 85

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    85/131

    1

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 86

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    86/131

    Suponemos que las tipologas de vivienda popular, o social, desarrollada en dos niveles o cotas,a lo largo de la historia, y en culturas muy dispares, tienen su justificacin en los procesostecnolgicos de construccin. Gran parte de la produccin de viviendas se ha realizado por la vade la autoconstruccin, contando con unos medios muy limitados, que al menos permitan cubriry resguardarse de la intemperie. La conquista de la altura, lleg sin duda por la necesidad derentabilizar el suelo que las aglomeraciones urbanas demandaban. Las casas de pisos, integradaspor tres o cuatro niveles, reservando la planta noble o primera para la familia promotora y elresto para alquiler, por los motivos obvios de comodidad, de no estar en el nivel de cota ceropara no perder intimidad, y estar en primera para no tener que subir demasiadas escaleras,

    fueron los primeros intentos de colonizar colectivamente nuestro espacio vertical inmediato.Pero el gran protagonista de esta aventura, sin duda fue el ascensor. La aparicin del ascensordona la misma categora a las distintas plantas a las que sirve, incluso cambia el valor de losniveles haciendo ms deseados los superiores, por contar con vistas y alejarse de los ruidosque se producen a ras de suelo. El ascensor provoca tambin una homogeneizacin del tipo devivienda, ya que permite repetir en altura, hasta que la tecnologa estructural y la normativa lopermita, una distribucin nica en planta. Por tanto el ascensor es el factor clave en el desarrolloen altura de la vivienda, y de la ciudad en general, y por el contrario es tambin un elementoque ha transferido una categora a la vivienda de ultra conservadora, en el sentido de haberconseguido la congelacin y repeticin en altura un nmero indeterminado de veces, la planta

    tipo de la edificacin, que en general no coincide con la baja, sino con la primera o segunda.El ascensor se ha convertido en una herramienta de estiramiento, del sector intermedio de laseccin vertical, del orden clsico de la ciudad. Es decir tradicionalmente la ciudad occidental seestructura verticalmente en tres sectores, base o cota cero, donde los edificios se asientan en el

    2

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 87

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    87/131

    1

    2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 88

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    88/131

    suelo y resuelven sus conexiones fsicas y de infraestructuras con el suelo o plano de la ciudad.

    Una cota intermedia, o planta noble que alberga la mayor parte las actividades y servicios. Y porltimo la cota de coronacin reservada al remate de los edificios y que incluye ticos, cubiertas,azoteas, buhardillas, antenas, miradores, mquinas, cpulas, torres, etc.. La cota de coronacines el plano de remate paralelo al plano base y que constituye un mundo extico e inexplorado.El ascensor no hace otra cosa que dar un corte en el sector intermedio y estirarlo hasta lmitesinsospechables. Lo que ocurre es que las condiciones de relacin del rea intermedia con el sueloy con el plano de cubierta o remate estaban en cierto modo equilibradas, ya que por un ladoexista una cierta cercana a la relacin y disfrute del plano base, y por otro, tambin se podaaprovechar el plano de remate como relacin con el espacio exterior de forma en cierto modo

    privativa, azoteas, terrazas, patios soleamiento. Al estirarse la seccin intermedia esta relacin seha perdido y hay que reformularla de nuevo con otras condiciones de diseo, en la que no sonvlidos los pisos idnticos repartidos verticalmente, porque las condiciones varan radicalmenteentre la primera y la sexta planta, por ejemplo.

    Nuestra reivindicacin esta en la lnea de muchas actuaciones contemporneas, donde laconquista de la altura, sobre todo en vivienda, que supuso el ascensor, debe aprovecharse parapermitir edificios con programas ms verstiles y con formas ms porosas que aumenten elpermetro de relacin con el espacio exterior, sin tener que repetir el programa y la geometrade un tipo de vivienda.

    apropiacin del espacio exterior

    Lgicamente la conquista del espacio gracias al ascensor densificando la ciudad en altura, trajo

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 89

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    89/131

    1

    2 3VIVIENDAS EXPERIMENTALES 90

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    90/131

    consigo otros problemas en relacin con la ocupacin del espacio exterior a la vivienda, necesario

    no solo para la ampliacin de la superficie vividera de las viviendas, sino como elemento detransicin entre el espacio pblico urbano y el privativo de los edificios residenciales. Esteequilibrio haba sido posible en edificaciones de una o dos plantas donde adems se mantenala idea de propiedad vertical, es decir el dueo de la vivienda, tambin lo era del prisma deespacio areo encima de la misma, cuya base estaba delimitada por el permetro de la parcela osolar donde se ubicaba la vivienda, y con un volumen de altura indeterminada, que en trminosprcticos a efectos de construccin, es el que delimitaban las ordenanzas de las normas urbansticascorrespondientes. El crecimiento en altura de la ciudad hace necesario un nuevo ordenamientojurdico referido al rgimen de propiedad, pasando a denominarse propiedad horizontal. Dichoconcepto implica que la propiedad esta delimitada, por el permetro de la planta y una alturacorrespondiente a uno o dos pisos, es decir desde el techo de la vivienda inferior hasta el suelode la vivienda superior. Este sistema termin de un plumazo con las virtudes de la vivienda depropiedad vertical o nica, en la que siempre se podan encontrar mecanismos de expansin, aras de suelo, mediante espacios abiertos como compases, patios, jardines, terrazas, huertos, etc.,que servan como expansin de la casa, sobre todo en climas mediterrneos, que permiten suuso durante gran par te del ao. Igualmente se podan usar cubiertas como terrazas, miradores osolarios. La vivienda empaquetada en altura encuentra el problema de cmo generar y colonizarespacios exteriores privativos. Sobre todo partiendo de modelos de pura repeticin en altura,una serie de elementos verticales idnticos en torno al ascensor, como antes se producan a lo

    largo de una calle o camino. Varios proyectos se han planteado esta bsqueda con resultados dedistinta naturaleza, pero siempre han influido mucho la escala y dimensiones de la intervencin,y el planteamiento en origen del problema. Algunas de las claves de esta bsqueda podran

    5

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 91

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    91/131

    1 2 3

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 92

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    92/131

    sintetizarse en tres ideas:

    Mantener la necesidad de colonizar espacios exteriores y donarlos en rgimen privado ocomunitario a las viviendas: apropiacin de patios de manzana por ejemplo.

    Eliminar el carcter de estiramiento vertical que trajo el ascensor diversificando los tipos en alturay resolviendo la estructura general desde otros parmetros que en cierta medida reproduzcanlas condiciones primigenias de relacin de las casas con su espacio exterior propio. Esto estaligado con la reproduccin en altura de las situaciones y relaciones primarias, planteando galeraso calles elevadas cuya formalizacin y atmsfera reproducen ambientes de cota cero a distintasalturas.

    La tercera cuestin esta relacionada con tratar de incorporar a la vivienda en altura situacionespropias de viviendas en extensin superficial, para ello es necesario encontrar mecanismos,como escalonamientos, movimientos, que nos permitan dotar a las casas de terrazas privativas enrelacin directa con las reas vivideras.

    Algunos ejemplos relacionados con las tres vas propuestas son:

    El tipo de duplex sobre duplex, con galera exterior de acceso a los del nivel superior y entrada

    4

    VIII ENTORNO A LA VIVIENDA Y SU ASOCIACIN 93

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    93/131

    2

    VIVIENDAS EXPERIMENTALES 94

    4

  • 7/22/2019 Tomo 8com20

    94/131

    directa desde la cota cero a los inferiores. Este sistema tiene la posibilidad de aprovechar la

    densidad que le reporta una construccin de cuatro plantas sobre rasante, sin renunciar a lavinculacin de espacios privativos exteriores a la vivienda sin sobrecostes aadidos. Es decir lasviviendas inferiores pueden disfrutar de un pequeo comps delante de la casa, y de un patiotrasero