Las funciones ret³ricas del discurso jur­dico .del discurso jur­dico Rhetorical functions of the

  • View
    215

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Las funciones ret³ricas del discurso jur­dico .del discurso jur­dico Rhetorical...

  • Las funciones retricas del discurso jurdico

    Rhetorical functions of the legal discourse

    Gerardo Ribeiro*

    * Abogado por la Universidad Iberoamericana (Ciudad de Mxico) y doctor en Filosofa por la Universidad de Guanajuato. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologa de Mxico.

    RESUMEN. El discurso jurdico tiene como objetivo fundamental que los actores de la

    disputa judicial se adhieran a las propuestas del hablante, en particular busca que el

    juez se adhiera a sus peticiones y exprese esa adhesin en la sentencia que pronuncie.

    El discurso jurdico que busca la adhesin del juez se construye desde tres funciones

    retricas por excelencia: el convencer, el persuadir y el seducir. El presente trabajo pro-

    pone y reflexiona sobre estas funciones retricas del discurso jurdico en el juicio legal.

    PALABRAS CLAVE: Retrica. Argumentacin. Discursos. Leyes.

  • Revista de Derecho. Segunda poca. Ao 8. N. 8 (noviembre 2013), 235-256 - ISSN 1510-3714

    ABSTRACT. he main objective of the legal discourse is the adherence of the parties

    in a judicial dispute to the speakers proposals; it seeks particularly the adherence of

    the judge to its requests and that he may express that adherence in the sentence that

    he may pronounce. Legal discourse that seeks judges adherence is constructed from

    three quintessential rhetorical functions: to convince, to persuade and seduce. This pa-

    per proposes and reflects on these rhetorical functions of legal discourse in the trial

    proceedings.

    KEYWORDS: Rhetoric. Argument. Discourse. Law.

  • 237

    Gerardo Ribeiro, Las funciones retricas del discurso jurdico

    1.DEMOSTRACIN Y ARGUMENTACIN

    En trminos generales y de manera muy extendida se reivindica la lgica los prin-cipios y las tcnicas de la lgica como la funcin racional por excelencia del discurso jur-dico. La efi cacia del discurso jurdico de la triada procesal se legitima con base en la premisa de que los argumentos propuestos por las partes incluidos los argumentos del juez son lgicos y por ello, fundamentalmente por ello, son verdaderos y convincentes. Los operado-res jurdicos de la triada procesal abogados litigantes y jueces generalmente afi rman que la lgica formal y sus caractersticas sostienen la legitimidad de la racionalidad del discurso jurdico porque demuestran la verdad.

    Sin embargo, desde mi punto de vista, el discurso jurdico procesal no tiene como objetivo demostrar la verdad desde la lgica y sus tcnicas, sino que tiene como objetivo funda-mental que los actores de la disputa judicial se adhieran a las propuestas del hablante jurdico y, en particular, busca que el juez se adhiera a sus peticiones y exprese esa adhesin en la sentencia que pronuncie. El discurso jurdico que busca la adhesin del juez se construye desde tres funciones retricas por excelencia: el convencer, el persuadir y el seducir. El presente trabajo propone y refl exiona sobre estas funciones retricas del discurso jurdico en el juicio procesal.

    Chaim Perelman caracteriz la argumentacin jurdica en oposicin a la demostra-cin desde el punto de vista de la lgica formal. En una revisin crtica a sus ideas y desde mi punto de vista retrico de los criterios de Perelman1 al establecer la oposicin entre lgica formal clsica (ya que l se refi ere al estado terico de la cuestin en los aos cincuenta) y argumentacin jurdica, sealo las siguientes caractersticas diferenciadoras entre la lgica formal y el concepto de argumentacin jurdica retrica que propongo, a saber:

    1 Perelman, Chaim, y Olbrechts-Tyteca, L., Tratado de la argumentacin. La nueva retrica, Gredos, Madrid, 1989.

  • Revista de Derecho. Segunda poca. Ao 8. N. 8 (noviembre 2013), 235-256 - ISSN 1510-3714

    238238

    1. El lenguaje. En la lgica formal el hablante construye su propio sistema de signos y los adjudica a los referentes de manera discrecional. Ese acto de discrecionalidad (discrecio-nalidad en el sentido de que no hay una relacin necesaria entre el signo y el referente, dado que puede ser ese signo, pero podra haber sido cualquier otro) tiene como paradigma la bs-queda de univocidad y denotacin del lenguaje alejando toda posibilidad de ambigedad y connotacin y, por lo tanto, de confusin. La argumentacin jurdica retrica, por su parte, no crea un sistema de signos, sino que utiliza el lenguaje natural entendiendo por lenguaje natural el sistema de signos sociabilizado y la construccin paradigmtica y sintagmtica que se utiliza en el sistema de la lengua y habla, y su pretensin de infl uir sobre el auditorio la logra por medio de la construccin retrica del discurso jurdico que desarrolla y propone una fuerte carga emocional.

    2. La verdad. La lgica formal pretende demostrar sus afi rmaciones y esa demos-tracin constituye la verdad. La argumentacin jurdica retrica no pretende demostrar la verdad porque sus argumentos tienden a lograr la adhesin del auditorio a sus premisas, sean estas verdaderas o probables, por medio de un discurso jurdico que convenza cuando es posible, que persuada cuando se tienen los elementos necesarios o que seduzca cuando ya no se tienen ni los elementos necesarios ni los elementos posibles.

    3. La realidad. La lgica formal sustrae el contexto social en sus demostraciones y lo suplanta por sistemas aislados de valores permanentes que son indiferentes a lo contingente. La argumentacin jurdica retrica, muy por el contrario, depende muchas veces del contex-to social y psquico del auditorio y sus valores; por lo tanto, no solo son valores contingentes sino tambin cambiantes. La realidad es una realidad construida de manera contingente en el juicio por medio de una trama discursiva entretejido donde los hilos son discursos denominados confesionales, periciales, testimoniales, que se entretejen unos sobre otros desde la cual se va extrayendo un hilo conductor que hace las veces de historia lineal que se va probando accin por accin con otros discursos llamados confesionales, periciales y testimoniales. El discurso de la verdad es una historia coherente de entre muchas historias presentes en el expediente judicial.

    4. La informacin. La informacin presentada, correlacionada y concluida en la lgica formal es clara y distinta en trminos cartesianos. La informacin presentada en la argumen-tacin jurdica retrica es una interpretacin que se utiliza para interpretar. De esta relacin

  • Gerardo Ribeiro, Las funciones retricas del discurso jurdico

    239

    entre interpretaciones se construye la signifi cacin del discurso argumentativo. La infor-macin es siempre informacin retrica, entendiendo por retrica las acciones del lenguaje sobre el lenguaje: el lenguaje informativo no es ms que una interpretacin de un conjunto de informaciones preinterpretadas.

    5. Certeza y lugar comn. En la lgica formal los datos, la informacin y las rela-ciones entre premisas se confi guran desde la idea de certeza. En la argumentacin jurdica retrica la interrelacin entre datos y argumentos se confi guran, muchas veces, desde valores sobreentendidos, denominados, entre otras formas, como moral comunitaria. As mismo, desde la argumentacin jurdica retrica se afi rma que la certeza que la ciencia reivindica como objetiva siempre est mediada por la instrumentalizacin tecnolgica; por ello es in-sostenible la certeza y solo es posible reivindicar el concepto de incertidumbre acordada, es decir, certeza aqu y ahora construida por acuerdo.

    6. El orador. En la lgica formal el orador es inexistente dado que el discurso demos-trativo es, al mismo tiempo, discurso y emisor; no importa quin lo emite sino que su validez se encuentra en su desarrollo demostrativo. En la argumentacin jurdica retrica, la pre-sencia del orador y sus caractersticas, a veces, son ms importantes que el discurso mismo. Lo importante no es lo que se dice sino quin lo dice, porque ello permite que el auditorio se adhiera a l y lo que l signifi ca y no a una idea abstracta. La seduccin apela al orador, a sus valores, a su historia y a su presente para buscar la adhesin del auditorio. La seduccin no ofrece certeza, objetividad o consecuencias racionales para validar sus afi rmaciones, sino que la seduccin ofrece al orador mismo y sus caractersticas personales como legitimador del saber, como legitimador de lo que se dice.

    7. El mtodo. La lgica formal ha creado su propio mtodo de trabajo y la legitima-cin de sus verdades deriva de la aplicacin del mtodo. La aplicacin rigurosa del mtodo es lo que valida sus conclusiones. En la argumentacin jurdica retrica no hay un mtodo del que se puedan derivar verdades, sino que hay una infi nidad de acciones del lenguaje sobre el lenguaje (metforas, comparaciones, aliteraciones y otras acciones a nivel semntico, sintc-tico y fnico) que se pueden utilizar para lograr la adhesin del auditorio.

    8. Las premisas. Las premisas de la lgica formal son enunciados verdaderos. Los enunciados de la argumentacin jurdica retrica son interpretaciones que se interrelacio-nan con otras interpretaciones para proponer una interpretacin al auditorio con la clara

  • Revista de Derecho. Segunda poca. Ao 8. N. 8 (noviembre 2013), 235-256 - ISSN 1510-3714

    240240

    intencin de que este se adhiera a ellas, ya sea por convencimiento, por persuasin o por seduccin.

    9. El resultado. En la lgica formal, una vez establecidos el lenguaje, el mtodo y la veracidad de las premisas, el resultado siempre es el mismo. Esta infi nita repeticin del resul-tado es el argumento sustancial de la validez del razonamiento lgico. En la argumentacin jurdica retrica (dadas las acciones del lenguaje sobre el lenguaje, las interpretaciones de las premisas construidas y acordadas y el mtodo retrico) el resultado nunca ser el mismo, no solo para div