Alarco martinez francisco 10 palabras clave en la construccion personal

  • Published on
    20-Jul-2015

  • View
    146

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • 10 palabras claveen la construccin

    personal

    Francisco J. Alarcos MartnezDirector

  • Editorial Verbo Divino, 2009. Printed in Spain.

    Impresin: Grficas Lizarra, Villatuerta (Navarra).

    Depsito legal: NA. 2.300-2009

    ISBN: 978-84-8169-959-3

    Editorial Verbo DivinoAvenida de Pamplona, 4131200 Estella (Navarra), EspaaTelfono: 948 55 65 11Fax: 948 55 45 06www.verbodivino.esevd@verbodivino.es

    Cualquier forma de reproduccin, distribucin, comunicacin pblicao transformacin de esta obra slo puede ser realizada con la autorizacinde sus titulares, salvo excepcin prevista por la ley. Dirjase a CEDRO(Centro Espaol de Derechos Reprogrficos www.cedro.org) si necesitafotocopiar o escanear algn fragmento de esta obra.

  • Colaboradores .......................................... 7

    Presentacin ............................................. 11Francisco J. Alarcos Martnez

    Vida ......................................................... 15Jos Mara Galn Gonzlez-Serna

    Identidad ................................................. 51Francisco J. Alarcos Martnez

    Sentido..................................................... 79Jos Garca Frez

    Valores...................................................... 143Francisco J. Alarcos Martnez Jos Garca Frez

    Autonoma ............................................... 181Eduardo Lpez Azpitarte

    Alteridad .................................................. 219Jos Serafn Bjar Bacas

    Sexualidad-amor...................................... 245Eduardo Lpez Azpitarte

    Temporalidad ........................................... 285Antonio M. Martn Morillas

    Contenido

  • Espiritualidad .......................................... 329Jos Serafn Bjar Bacas

    Trascendencia........................................... 361Antonio M. Martn Morillas

    6 / Contenido

  • Francisco J. Alarcos Martnez pertenece al clerosecular de Guadix. Es doctor en Teologa Moraly mster en Biotica. Actualmente es profesorde Moral Fundamental y Moral de la Personaen la Facultad de Teologa de Granada y enel Centro de Estudios Teolgico-Pastorales deGuadix. Director de la Ctedra Andaluzade Biotica y del Mster de Biotica de laFacultad de Teologa de Granada. Entre susobras cabe citar Para vivir la tica en la vidapblica (Estella 2000), Biotica y pastoral de lasalud (Madrid 2002), Codirector de 10 pala-bras clave en humanizar la salud (Estella 2002),La moral cristiana como propuesta. Homenaje alprofesor Eduardo Lpez Azpitarte (ed.) (Madrid2004), Biotica global, justicia y teologa moral(Bilbao 2005), Vivir dependiendo? tica, dere-cho y construccin biogrfica en la dependencia.(coord.) (Granada 2007).

    Jos Serafn Bjar Bacas pertenece al clero dioce-sano secular. Termin sus estudios de licencia-tura en Teologa en la Facultad de Cartuja(Granada) en el ao 1999 y, tras un breveperodo de actividad pastoral de dos aos,marcha a Roma, donde se doctora en Teologafundamental por la Universidad PontificiaGregoriana en el ao 2003. Actualmente esprofesor de Cristologa, Antropologa Teo-lgica e Historia de la Teologa contempor-nea en la Facultad de Teologa de Granada. Es

    Colaboradores

  • autor de los libros Donde hombre y Dios seencuentran. La esencia del cristianismo en B.Forte y O. Gonzlez de Cardedal (Valencia2004), y Dios en Jess. Ensayo de cristologa(Madrid 2008), y de numerosos artculos queabordan temas como la posmodernidad, eldebate sobre la laicidad o el quehacer teolgi-co en la actualidad.

    Jos Mara Galn Gonzlez-Serna es laico, miem-bro de la CVX, mdico internista, doctor por laUniversidad de Sevilla con premio extraor-dinario y mster en Biotica. Coordinador delrea de tica y Biotica de la Orden Hospi-talaria de San Juan de Dios (Provincia Btica)y miembro de la Ctedra Andaluza de Bioticade la Facultad de Teologa de Granada. Entreotras publicaciones, destaca su obra Valoracinde los aspectos ticos de la investigacin clnica(Sevilla 2003).

    Jos Garca Frez, laico, es doctor en TeologaMoral (especialista en biotica), mster enBiotica y mster en Gerontologa Social. Hasido, durante algunos aos, profesor de Bioticaen la Universidad Pontificia Comillas deMadrid (Facultad de Teologa y Universidadde Mayores), secretario tcnico de la Ctedrade Biotica, secretario tcnico del Mster deBiotica y miembro del Consejo Asesor de laCtedra de Biotica de dicha universidad.Actualmente es asesor tcnico en la Consejerade Educacin, Formacin y Empleo de laComunidad Autnoma de Murcia y profesorde Moral de la Persona e Historia de la Filosofaen el Instituto Superior de Ciencias ReligiosasSan Agustn de Murcia. Adems, es profesor deBiotica en diferentes msteres universitariosde Biotica, as como en diversos cursos depostgrado de mbito nacional. Tambin esautor de los libros tica de la salud en losprocesos terminales (San Pablo, Madrid 1998),

    8 / Colaboradores

  • Cmo debemos tratar y cuidar a las personascon enfermedad de Alzheimer? Perspectiva bioti-ca (AFAL Madrid/Obra Social Caja Madrid,Madrid 2001) y La biotica ante la enfermedadde Alzheimer (UPCO/DDB, Bilbao 2005),codirector del libro 10 palabras clave en huma-nizar la salud (Verbo Divino, Estella 2002) ycoeditor de La biotica, un puente inacabado(V Congreso Nacional) (ABFyC, Madrid2005) y La biotica, mosaico de valores (VICongreso Nacional) (ABFyC, Madrid 2005).

    Eduardo Lpez Azpitarte, jesuita, doctor enTeologa y licenciado en Filosofa. Catedrticode Teologa Moral. Ensea en la Facultad deTeologa de Granada desde hace 47 aos. Harecorrido numerosos pases de Amrica y fricadando cursos en diferentes facultades y semi-narios. Es autor de 22 libros y de unos 300artculos en distintas revistas nacionales yextranjeras.

    Antonio M. Martn Morillas es laico. Doctor enFilosofa por la Universidad de Granada, ense-a Historia de la Filosofa y Metafsica en laFacultad de Teologa de Granada y en elCentro de Estudios Teolgico-Pastorales deGuadix. Su campo de investigacin se basa enlos estudios de filosofa comparada entreOriente y Occidente, con especial atencin alpensamiento japons. Junto con una serie deartculos filosficos, ha publicado La nada en elsegundo Heidegger y el vaco en Oriente (Granada2003).

    Colaboradores / 9

  • La vida humana est irremediablemente ina-cabada desde su inicio hasta su final. Gracias a esecarcter incompleto, tenemos una biografa queconstruir, una tarea intransferible por realizar. Enla construccin personal hay algunos elementosdeterminantes para que se logre o malogre la exis-tencia. El proyecto de este libro es presentar dieztrminos fundamentales a tener en cuenta y enlos que sostener tal construccin.

    Quiz la historia de la humanidad puededividirse en etapas sustancialmente diferentesatendiendo a las maneras como se ha articuladola construccin de la identidad personal. No esla pretensin de esta obra recorrer ese itinerariohistrico. Sin embargo, s parece que estamosinmersos en unos de esos cambios de poca.Hasta no hace mucho, la construccin de la bio-grafa personal se articulaba atendiendo a mode-los de reproduccin. Se trataba de reproducirexistencialmente aquellos elementos que se reci-ban fundamentalmente en la familia, la escuela,la sociedad y la Iglesia. Por lo menos enOccidente, y en nuestro pas en particular, losgrandes parmetros desde los que se construa laexistencia eran sos. No es menos cierto tampocoque las formas ms arcaicas o tribales carecan deeste problema. En la tribu, el yo individual sedisolva en el nosotros grupal. Era menos proble-ma construirse en la tribu de hace unos miles deaos que en la actualidad. Pero tambin eramenos costoso construirse hace unas dcadas

    Presentacin

    Francisco J. Alarcos Martnez

  • reproduciendo modelos socialmente establecidos.En una sociedad que tena claros los patrones de loque cada uno debe ser y del papel que ha de jugar,de lo nico que se debe encargar cada cual es deque se repitan. En nuestros das, esto ya esimposible. Ahora cada uno ha de hacerse, ha deconstruirse, y la gran novedad es que ya no puedeser por reproduccin hay tantos y tan variadospatrones que necesitaramos varias vidas, sinopor experimentacin. Construirse tanteando,experimentando, parece que es el nuevo modelo.Ya no basta incluso con conocer diferentes mode-los. Slo sern incorporados aquellos elementosque, siendo pasados por el tamiz de la experien-cia, se descubran como valiosos. La configura-cin de la identidad de cada uno parece quenecesita en la actualidad ms de experiencias quede exigencias. Lo exigido, aunque se haga, si noes experimentado como valioso difcilmente seincorporar a la estructura de la personalidad. Esms, me atrevera a decir que ser expulsado deella inexorablemente.

    Este salto cualitativo va configurando unmodo de aprender a ser que pasa por devorartodo tipo de experiencias. No ha de negarse nadaque pueda ser valioso si se experimenta como tal.Aparece as un nuevo modo de construccin per-sonal, semejante a un supermercado en el queofertan todo tipo de experiencias que se puedensaborear antes de ser adquiridas e incorporadasvitalmente. Quien no experimente no ser capazde configurarse existencialmente. Adems, hayque hacerlo rpido, a velocidad casi de vrtigo,pues como son tantas las cosas por vivir y comoel tiempo vuela, nos podemos quedar sin la quesera crucial para dotar de sentido a nuestra exis-tencia. Esto lleva a una ausencia de poso y dereposo. Slo se descansa para volver a experimen-tar, no para saborear y ponderar lo vivido. Se vade experiencia en experiencia sin que nada signi-ficativo quede en el fondo de cada uno.

    12 / Presentacin

  • Lo que a continuacin se aborda en este textoson realidades que, por reproduccin o por expe-rimentacin, parece que forman parte de laestructura ms profunda del ser humano y quenecesitan ser resueltas. El trmino vida, elabora-do por Jos Mara Galn, es el punto de partida.No hay construccin personal si no hay vida enla que sostenerla. Sobre ella configuramos unaidentidad, cuestin que abordo yo mismo, desdeuna clave narrativa. Quin soy? es una preguntaque va ms lejos del mero qu soy? El sentidoaparece ineluctablemente imbricado a ese inte-rrogante que plantea Jos Garca Frez. Los dosabordamos el trmino valores, pues parece hartodifcil encontrar sentido sin configurar un mundode valores. Eduardo Lpez Azpitarte trata la auto-noma, concepto que posee un calado ineludibleen nuestro tiempo y sin el que es imposible cons-truirse responsablemente. Pero la libertad no esposible sin un marco de relacin; por eso, SerafnBjar plantea la alteridad. Cada uno llegamos aser gracias a la relacin con los dems, y esas rela-ciones estn sostenidas en nuestra condicinsexual. Somos y estamos en el mundo configura-dos por nuestra sexualidad, como lo proponeLpez Azpitarte cuando desarrolla este trmino.Pero, adems, estamos abocados a construirnosen un tiempo finito. La temporalidad es parte denuestra condicin y hay que considerarla, comohace Antonio Martn Morillas, parte de nuestraesencia. Esa misma condicin es la que nos abrea preguntas que van ms all de nosotros mismosy se articulan en torno a la trascendencia, quetambin plantea l. Otras veces, esas preguntasahondan en nosotros, en nuestro propio miste-rio, impregnando la existencia de espiritualidad,como indica Serafn Bjar.

    El origen y el deseo de este texto es contribuira que la empresa ms noble que tenemos loshumanos, la de llegar a ser lo que estamos llama-dos a ser, pueda ser lograda. Quiero agradecer al

    Presentacin / 13

  • lector el inters por s mismo, al adentrarse en laspginas que siguen. Y a los colaboradores, suesfuerzo por mostrar elementos que puedan ayu-dar al lector a ser l mismo.

    14 / Presentacin

  • Introduccin

    La cultura universal nos invita a considerar lavida como una cuestin esencial. La vida comofenmeno experimentable ha sido en toda poca ylugar motivo de preguntas diversas para la huma-nidad.

    Ciertamente, la literatura, el arte en general, serefiere a vida como la subjetividad de lo vividopor los seres humanos. La vida subjetiva es unarealidad de la que somos conscientes. Desde loms objetivo tambin se descubren sus lmites:Ser o no ser, he ah la cuestin. Unamuno nosapuntaba la dinamicidad del trmino: La vidano es, se hace; se hace cada da, momento amomento.

    Ms an, la vida se autodefiende. Incluso losanimales poseen el denominado instinto vital, porel que defienden su vida ante agresiones externas.Los animales luchan por vivir. Esta percepcinsubjetiva de la propia vida se soporta sobre la vidabiolgica. Tambin los vegetales trabajan porsobrevivir, aunque no hagan consciente su estadovital.

    Una de las caractersticas de la vida es quetiende a perpetuarse, a ser constante, continuadaen el tiempo. El ser humano, el hombre y la mujer,se saben vivos, se conocen con la capacidad dereconocerse un principio, un pasado, un presente

    Vida

    Jos Mara Galn Gonzlez-Serna

  • y un futuro en su recorrido vital. AntonioMachado nos recuerda cmo el devenir se haceconstitutivo del vivir al identificar la vida con elcamino vital:

    Caminante, son tus huellasel camino y nada ms;caminante, no hay camino,se hace camino al andar.

    Al andar se hace caminoy al volver la vista atrsse ve la senda que nuncase ha de volver a pisar.

    Tanto la poesa como la ciencia y la filosofahan realizado preguntas continuas a la vida. Elconcepto vida ha presentado diversos signifi-cados a lo largo de la historia. En la medida enque avanza el conocimiento cientfico se com-prende mejor cules son los rasgos, las fronteraso lmites de lo que entendemos por ser vivo. Dealguna manera, se distingue lo vivo de lo muer-to, y lo muerto de la nada. As somos capaces deidentificar tres estados que pueden analizarse deforma ms compleja. La vida en manos delhombre se puede generar, cuidar, manipular,adulterar, suprimir.

    En este trabajo trataremos de abordar sucin-tamente las siguientes cuestiones: qu entende-mos como vida? Qu o a quines incluye esteconcepto? Cules son las caractersticas de los se-res vivos? Es posible un concepto ms reduccio-nista o ms laxo? Qu papel tiene la evolucin enel desarrollo de la vida? Podemos considerar queexiste una vida biolgica y otra espiritual, unavida natural y otra artificial? Qu nuevas inte-rrogantes ticas se suscitan con el poder de mani-pular la vida?

    16 / Jos Mara Galn Gonzlez-Serna

  • Qu entendemos por vida?

    El trmino vida, del latn vita, significa fuer-za o actividad interna mediante la que obra el serque la posee. El Diccionario de la Real Academiade la Lengua Espaola incluye varias acepciones a lapalabra vida1, presentando diversos significadosque tienen que ver fundamentalmente con distin-tas ideas, como la de vitalidad o actividad internasustancial, de unidad bio-psico-espiritual, de ciclovital, de calidad o modo de vivir, de ser humano,de la historia vital, de placer, de una forma devida sin autocensura, de principio vital, de bon-dad, de unin con Dios, de viveza o animacin,de aleluya.

    Por tanto, los significados del significantevida son diversos y a veces contradictorios. Serefieren a las realidades biolgicas y tambin a lasbiogrficas. Se trata de un trmino simultnea-

    Vida / 17

    1 Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espaola,vigsima segunda edicin: 1. Fuerza o actividad interna sus-tancial, mediante la que obr...

Recommended

View more >