Van Gogh, Vicent - Ultimas Cartas Desde La

  • View
    10

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Van Gogh, Vicent - Ultimas Cartas Desde La

  • L T I M A S C A R T A SD E S D E L A L O C U R A

    V I N C E N T V A N G O G H

  • Libros Tauro

  • V I N C E N T V A N G O G H

    3

    PRLOGO

    El caso Van Gogh, que en vida slo logrvender una nica pieza, y que se transformdespus en uno de los artistas de ms alta cotizacinen el mercado de arte internacional, es uno de losms trgicos de la historia de la pintura. Por eso,cuando Antonin Artaud lo ilumina en su texto VANGOGH EL SUICIDADO POR LA SOCIEDAD,hace algo ms que identificarse con l. Lo estreconociendo, porque si Artaud es el poeta de laprofundidad, Van Gogh, que trabaja las superficies,es el pintor de lo invisible.

    Van Gogh es un artista amenazado, lasingularidad de su expresin lo vuelve inadmisiblepara la poca. Est obstinado en que su violencia sevuelva luz, materia pictrica. Absolutamente frgil,cercado por la pobreza, el aislamiento y la locura,trata de rescatar su ser profundo, constituido "por

  • L T I M A S C A R T A S D E S D E L A L O C U R A

    4

    pequeas emociones y por el instinto del pobre,tratando de probar la existencia verdadera delrecuerdo, an cuando todos los das olvidemos".

    Viniendo de las oscuras tonalidades de supatria, Holanda, cuando finalmente llega al sur deFrancia, a Arls, pinta los verdaderos colores delMedioda bajo ese sol que quema incluso la razn.Porque all estn "todos un poco tocados", sobretodo los que firman un petitorio para que se leimpida salir del hospicio para pintar. Recorriendolas calles con su caballete y sus pinturas a cuestas,Van Gogh pone en cuestin a la sociedad. En suspinturas plantea el problema de la verosimilitud.

    En esos das de crisis y encierro, su nicoblsamo es mantenerse ocupado. Tener qu leer ymaterial para pintar. Pinta todo lo que ve, produceincansablemente. En las largas y profusas cartas aTho, confiesa su pasin por la literatura.Escindido, Vincent se completa en Tho, elhermano marchand que lo sostieneeconmicamente desde Pars y que se encarga de losnegocios con el mundo tratando de permanecer loms leal posible a las directivas del mayor.

    Pintor, Vincent se transfigura cuando expresa lanecesidad de una tica del artista, a quien suea

  • V I N C E N T V A N G O G H

    5

    abandonando la mundanidad estril del Pars paraentregarse msticamente a la bsqueda del color, laverdadera luz, lo que el ojo no puede ver. Quierecrear un atelier comunitario en Arls y con bastantesensatez suea utopas como transformar lasdesoladas salas del hospicio en un taller con comidabarata para pintores.

    Excepto la pintura, ningn gesto lgico hacia elmundo. Y cuando el crtico Issacson publica uncomentario alabando su trabajo, hay en l unmovimiento de rechazo y abstencin. Pretendeeludir el presente, se proyecta al futuro y para ello seescuda tras Tho. Pretende que ste no venda suobra, que la guarde "para ms adelante". Y en elabismo entre la certeza de su tarea y la duda que legenera no ser reconocido, se suceden las crisis de laenfermedad, cada vez ms frecuentes ydemoledoras. Su obra le consume todas las fuerzas:en las cartas describe cuadro por cuadro, loshallazgos de color, sugiere tipos de marcos y ordenalos trabajos por complementarios, pensando en elmomento en que sern expuestos. Nada escapa a suvigilancia, desde Arls.

    Slo los libros lo distraen de su obsesin. Y lascartas. Por lo dems todo es soledad y aprender a

  • L T I M A S C A R T A S D E S D E L A L O C U R A

    6

    aceptar su enfermedad. La locura lo desgasta. lofatiga. Sus momentos de lucidez son de extremacautela, necesita alimentarse, pintar, materiales conqu hacerlo. El dramtico contraste con Tho seacenta desde la miseria del hospicio, que ldescribe con pattico realismo.

    En todas sus pinturas, ya sean los retratos o lospaisajes, un jarrn con flores o el ciprs nocturno,aparece siempre el doble carcter de Vincent:materialidad y metafsica, una singularidad signadapor el desarraigo.

    E incluso sus naturalezas muertas sonapasionadas y colricas, llenas de compasin.Simultneamente violencia y ternura, en un tejidoque excede la norma de cualquier escuela, cualquierencasillamiento.

    Vincent acepta lentamente su enfermedad. Lascrisis se suceden, agotndolo, desde aquellaNochebuena del 88, cuando ataca a Gauguin, quehaba fijado residencia en Arls desde haca untiempo. Ambos pintores compartan la casa y elatelier, poniendo en marcha el proyecto de Vincentde una comunidad pictrica en el sur de Francia.Desde haca ya un tiempo, Vincent se haba vueltobrusco y ruidoso, acercndose en mitad de la noche

  • V I N C E N T V A N G O G H

    7

    a la cama de Gauguin, volvindose a dormirprofundamente cuando ste lo interrogaba. EsaNochebuena, haban estado juntos en un bar,bebiendo ajenjo. Bruscamente Vincent arroj elvaso contra su amigo. Despus cay en un estado desopor y durmi profundamente hasta la maana si-guiente. Entonces record vagamente haberloofendido. Gauguin ya haba decidido ponerse encontacto con Tho para advertirle de lo ocurrido ypensaba poner fin a su estada en Arls. Lecomunic su decisin a su compaero y el da pastormentosamente.

    Despus de la cena, Gauguin fue a caminar porun campo de laureles florecidos y, alertado por unsonido de pasos, descubri a Van Gogh apunto delanzarse Sobre l con una navaja abierta en la mano.Sorprendido, Van Gogh deshace el camino,corriendo.

    Gauguin no volvi a la casa esa noche sino quese hosped en el hotel del pueblo. Al despertarse ala maana, vio reunida a una gran multitud. Allpudo enterarse de que, inmediatamente de llegar a lacasa, Van Gogh se haba cortado la oreja al ras de lacabeza. Con mucho esfuerzo haba logrado detenerla hemorragia. La sangre manchaba los dos

  • L T I M A S C A R T A S D E S D E L A L O C U R A

    8

    pequeos cuartos y el dormitorio en el pisosuperior.

    Una vez detenida la hemorragia, cubierta lacabeza con una gorra vasca, se dirigi directamenteal prostbulo donde entreg, para una de lasmujeres, un sobre que contena la oreja bien lavada.Hecho esto, volvi a su casa y se encerr a dormir.

    Es Tho quien acude, soluciona, provee.Vincent reclama dinero y puntualiza cada gasto.Pasa largos ayunos, intoxicado de tabaco y alcohol,produciendo incansablemente. Lleva aos ser unverdadero pintor, dice. Posedo por una fiebreproductora sale a pintar durante la noche, con elsombrero empenachado de velas encendidas,produciendo espanto en la comunidad.

    Mientras, en Pars, Tho va consolidando suvida, se casa, tiene un hijo, cuida de la familia y desu hermano.

    Lo visita raramente. Es su puente con el mundo.A travs de las cartas, Vincent parece hacerlo

    objeto de su desconsuelo, su ternura, su irona.Vincent es inseparable de Tho, figurascontrapuestas de un mismo drama. En una visita aun museo, descubre un cuadro de Delacroix donde

  • V I N C E N T V A N G O G H

    9

    una figura parece condensar a ambos en uno,misteriosa figuracin de la alteridad.

    En 1890 Vincent decide mudarse aAuvers-sur-Oise, donde el doctor Gacnet lepropone una cura homeoptica. Pinta entoncesdesenfrenadamente. Vergeles florecidos, hombresinclinados sobre la tierra, campos de trigo, retratoscasi japoneses, su cuarto quieto, autorretratos que ledepara el espejo. Pinta la noche, un ciprs con luna,los negros pjaros del final...

    Pinta para salvarse de un enloquecedor rumorque no lo abandona nunca. Y pinta, tambin, paraser. Las visiones que plasma son irrepetibles.

    El 27 de julio de 1890, Vincent se pega un tiroen el pecho, en pleno campo. Dos das ms tardemuere.

    Para completar an ms la misteriosa relacinque los une, su hermano Tho muere seis mesesms tarde, el 21 de enero de 1891.

    Claudia Schvartz

  • L T I M A S C A R T A S D E S D E L A L O C U R A

    10

    ARLES (octubre de 1888-Mayo de 1889)

    Mi querido Tho:Gracias por tu carta; pero mira que esta vez he

    languidecido; mi dinero se haba terminado eljueves, as que hasta el medioda del lunes, resultterriblemente largo.

    Durante esos cuatro das he vividoprincipalmente de 23 cafs y del pan que todavatengo que pagar. No es culpa tuya; si la hay es ma.Porque he estado desesperado por ver mis cuadrosenmarcados y he pedido demasiado para mipresupuesto, ya que el mes de alquiler y la criadatambin haba que pagarlos. Tambin aun hoy,volver a arruinarme, porque debo comprar la tela yprepararla yo mismo, ya que la de Tasset no havenido todava. Quisieras preguntarle lo mspronto posible si la ha enviado?; 10 metros o por lomenos 5 de tela comn a 2 fr. 50.

    Pero esto me sera igual, mi querido hermano, siyo no sintiera que t mismo debes sufrir estapresin que actualmente ejerce sobre nosotros eltrabajo. Pero me atrevo a creer que si vieras losestudios me daras la razn por trabajarardientemente mientras hace buen tiempo. Cosa que

  • V I N C E N T V A N G O G H

    11

    no ocurre en estos ltimos das; el mistraldespiadado barre con furia las hojas muertas. Peroentre eso y el invierno habr todava un perodo detiempo y efectos magnficos; y entonces se tratar denuevo de hacer un esfuerzo sin miramientos. Andotan metido en el trabajo, que no puedo detenermede golpe. Queda tranquilo; el mal tiempo medetendr an demasiado pronto. Como ya lo hizohoy, ayer y antes de ayer. Trata por tu parte depersuadir a Thomas. l har algo siempre.

    Sabes cunto me queda para la semana y andespus de 4 das de rgido ayuno? Justo 6 francos.Hoy es lunes, el da mismo que recibo tu carta.

    He comido a medioda, pero esta tarde serpreciso que coma un pedazo de pan.

    Y todo contina sin ninguna novedad, sea en lacasa o en los cuadros. Porque no tengo desde hacepor lo menos 3 semanas de dnde sacar tresfrancos...

    No tardes, si esto no te molesta mucho; notardes en enviarme el luis y la tela.

    He estado ocupado de tal modo desde el jueves,que de jueves a lune