Imagenes Coloniales

  • View
    142

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Imagenes Coloniales

#8658_04_Marquez

15.11.2006

17:03 Uhr

Seite 41

... que las ymagenes son los ydolos de los christianos Imgenes y reliquias en la cristianizacin del Per (15691649)*por Jaime Valenzuela MrquezAbstract. The Counter-Reformation and the conclusions of the Council of Trent promoted the doctrinal use of religious images painting, sculpture, and engravings. In early colonial Peru, after the arrival of the Jesuits and through the Third Council of Lima, pastoral rules were elaborated for the conversion of the indigenous population and for the extirpation of their idolatries. An important means in these processes of conversion and extirpation was the use of Christian images, notwithstanding the intrinsic ambiguity between representation and the represented, and despite the potential for confusion with the traditional concept of huaca by the Indians. This article intends to explore these ambiguities in the reception of images and the criteria applied in qualifying idolatric behavior. It tries to show how the use and function of holy images and relics could cause confusion in the complex encounter of Christian and indigenous worlds in the colonial Andes.

CONTEXTO Y DELIMITACIONES El inicio cronolgico de nuestra reflexin est definido por la llegada y el despliegue andino de aquellos soldados contrarreformistas que se agrupaban en la Compaa de Jess, con los cuales la cristianizacin del Per se dise desde una perspectiva acorde a los nuevos tiempos* Este artculo forma parte del proyecto Circulacin y usos de la imagen religiosa en el sur del Virreinato del Per, siglos XVIXVII (FONDECYT N 1051031). Parte de l fue presentado como conferencia en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima), invitado por la ctedra Ella Dunbar Temple. Agradecemos la colaboracin de Juan Luis Ossa en la revisin documental.

Jahrbuch fr Geschichte Lateinamerikas 43 Bhlau Verlag Kln/Weimar/Wien 2006

#8658_04_Marquez

15.11.2006

17:03 Uhr

Seite 42

42

Jaime Valenzuela Mrquez

y sus objetivos: ms ortodoxa, menos dialogante, expurgadora sistemtica de todo lo que progresivamente se ira incluyendo bajo el concepto de hereja. Esto significaba acomodarse a las lneas pastorales y estticas con las que el catolicismo contrarreformista se vena revistiendo desde el concilio de Trento (15451563), cuyas conclusiones que ya tenan eco en el Per durante el segundo concilio limense (1567) se aplicaran sistemticamente a partir del tercer concilio (15821583). Este ltimo, como sabemos, fue un evento trascendente a nivel continental, pues cristaliz las reglas pastorales y cannicas, as como los principios y las estrategias de cristianizacin en Amrica del Sur hasta fines de la poca colonial. Sus conclusiones permitieron iniciar el camino de lo que Juan Carlos Estenssoro llama la ortodoxia colonial, consolidando la organizacin eclesistica y permitiendo una mayor presencia y sistematizacin de la accin misional.1 Por lo dems, en l tuvieron una participacin decisiva, justamente, los jesuitas. La Compaa de Jess constituye, entonces, el canal para organizar nuestra reflexin, no slo porque el despliegue geogrfico de la Orden infundi su militancia contrarreformista a toda la experiencia pastoral andina, sino tambin porque el objeto de nuestra investigacin la imagen form parte esencial de su actividad cristianizadora entre los indgenas, corroborando con ello su ntima relacin con el legado tridentino y, luego, con el del concilio limense.2 Paladines de ambas instancias, los jesuitas tambin tuvieron un lugar destacado en la represin de la idolatra que se desarroll durante el periodo estudiado, donde el punto de tensin estuvo puesto, tambin, en el problema de las representaciones divinas, sus significados y sus usos. En efecto, el catolicismo triunfante que marc el concilio de 1583 fue sacudido en sus bases por el descubrimiento inesperado de las prcticas idoltricas en Huarochir en 1609. Este hecho no slo abri un cuestionamiento global a la conversin de los naturales, sino que1 Juan Carlos Estenssoro Fuchs, Del paganismo a la santidad. La incorporacin de los indios del Per al catolicismo, 15321750 (Lima 2003). 2 Rubn Vargas Ugarte, Historia de la Compaa de Jess en el Per, 4 vols. (Burgos 1965); Xavier Alb, Jesuitas y culturas indgenas. Per, 15681606. Su actitud, mtodos y criterios de aculturacin: Amrica indgena XXVI, 34 (Mxico, D.F. 1966), pp. 249308 y 395445.

#8658_04_Marquez

15.11.2006

17:03 Uhr

Seite 43

Imgenes y reliquias en la cristianizacin del Per (15691649)

43

tambin permiti instaurar un sistema de visitas, un tribunal especial con tinte inquisitorial para juzgar las desviaciones indgenas de la fe, el establecimiento de reglamentos sinodales especficos (1613) y otras instancias represivas que Pierre Duviols engloba bajo el concepto de extirpacin;3 disposiciones que tambin fueron acompaadas por una intensificacin de los discursos y mtodos persuasivos, como el uso de imgenes, reliquias, smbolos y objetos sagrados. La presencia activa de la Compaa en todos estos procesos explica, tambin, la predileccin que hemos tenido por las fuentes jesuitas, en especial por las cartas annuas, donde la cantidad y riqueza descriptiva de la informacin hace que el historiador muchas veces corra el riesgo de sobredimensionar la labor de la Orden en detrimento de otras entidades misioneras. Hemos incorporado, adems, el anlisis de catecismos y doctrinas, as como manuales para misioneros y confesionarios para indios donde aparecen referencias a usos y experiencias con la imagen y las reliquias, en la medida en que este tipo de textos remite a los objetivos y significaciones con los que el medio eclesistico quera revestir dichas representaciones ante el mundo andino. Por otro lado, los juicios y las declaraciones de testigos en procesos por idolatra nos permiten explorar las ambigedades en la recepcin y las prcticas hbridas de los mismos indgenas. La relacin dialctica que observaremos entre imagen e dolo nos lleva tambin a definir el lmite temporal del cierre de nuestra reflexin, pues en 1649 se cerr una etapa de represin con fuerte participacin de la Compaa; ao, tambin, en que se promulg el ltimo decreto destinado a definir y a combatir la idolatra, constituyendo

Pierre Duviols, La lutte contre les religions autochtones du Prou colonial: Lextirpation de lidoltrie entre 1532 et 1660 (Pars/Lima 1971); idem, Procesos y visitas de idolatras. Cajatambo, siglo XVII, con documentos anexos (Lima 2003), pp. 4852; Estenssoro, Del paganismo (nota 1), p. 243; Nicholas Griffiths, La cruz y la serpiente. La represin y el resurgimiento religioso en el Per colonial (Lima 1998); Antonio Acosta, Los doctrineros y la extirpacin de la religin indgena en el arzobispado de Lima, 16001620: Jahrbuch fr Geschichte Lateinamerikas 19 (Colonia 1982), pp. 69 109. Recientemente, Celia L. Cussen ha valorizado la relacin simbitica que habra existido entre las campaas de extirpacin de idolatras y las iniciativas para promover la beatificacin de venerables limeos, inscribiendo ambos procesos en la nocin barroca del mundo como un lugar de combate permanente entre Dios y Satn. Celia L. Cussen, The Search for Idols and Saints in Colonial Peru: Linking Extirpation and Beatification: Hispanic American Historical Review 85, 3 (2005), pp. 417448.

3

#8658_04_Marquez

15.11.2006

17:03 Uhr

Seite 44

44

Jaime Valenzuela Mrquez

una fecha que puede adoptarse como corolario en la consolidacin de la Iglesia colonial.4

EL PAPEL DE LAS IMGENES El tercer concilio limense permiti uniformar la prctica pastoral, coronando el proyecto reduccionista del virrey Toledo y reforzando el espacio adquirido por la Compaa. Pero, sobre todo, con l se abri para el Per la era pastoral tridentina y la importancia dada por el concilio al uso de las imgenes sagradas entre los medios que propendan a facilitar la adquisicin de la fe por medio de los sentidos; importancia que ms tarde se vera reforzada con la cultura esttica del Barroco. Las imgenes de Cristo, de la Virgen y de los santos, a dos o tres dimensiones, se convertiran en una herramienta fundamental para atraer la mirada y establecer vnculos de devocin cultual.5 Vista de esta manera, la imagen cristiana constituye un soporte idiomtico singular, al ofrecer un canal de transmisin doctrinal de alto impacto psicolgico y de mayor eficacia pedaggica que el solo adoctrinamiento textual o verbal, actuando incluso como soporte complementario del catecismo y del sermn.6 No obstante, como pretendemos demostrar en las pginas que siguen, tanto el discurso eclesistico como las formas rituales que rodeaban tradicionalmente a las imgenes sagradas as como la evolucin ideolgica y de usos que esas sufrieron durante la poca estudiada conllevaban una ambigedad intrnseca que haca desvanecerse su carcter eminentemente representativo. Signo y significado tendieron a confundirse, haciendo que la imagen se fundiera con su referente celestial y terminara siendo percibida y vivida como una verdadera presencia divina; confusin tanto ms patente en el caso de las reli-

Estenssoro, Del paganismo (nota 1), p. 243. Jean-Yves Lacoste (dir.), Dictionnaire critique de thologie (Pars 1998), p. 553. 6 Ramn Mujica Pinilla, El arte y los sermones: El barroco peruano (Lima 2002), pp. 219313, aqu: pp. 239240. Vase tambin el trabajo de Juan Carlos Estenssoro, Descubriendo los poderes de la palabra: funciones de la prdica en la evangelizacin del Per, siglos XVIXVII: Gabriela Ramos (comp.), La venida del reino. Religin, evangelizacin y cultura en Amrica, siglos XVIXX (Cuzco 1994), pp. 75101.5

4

#8658_04_Marquez

15.11.2006

17:03 Uhr

Seite 45

Imgenes y reliquias en la cristianizacin del Per (15691649)

45

quias por el hecho de constituir una m