El gran giro.pdf

  • View
    3

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of El gran giro.pdf

  • 99Arquidicesis de Bogot

  • SIGLAS DA V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Documento de Aparecida, 2007.DP III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Documento de Puebla, 1979 EG Francisco, Exhortacin Apostlica Evangelii Gaudium, 2013 EN Pablo VI, Exhortacin Apostlica Evangelii nuntiandi, 1975 GS Concilio Vaticano II, Constitucin Gaudium et Spes, 1965 NMI Juan Pablo II, Carta Apostlica Novo Millennio Ineunte, 2001 PE Arquidicesis de Bogot, Plan de Evangelizacin 2013-2022, mayo 19 de 2013

  • ORACIN POR EL

    PLAN DE EVANGELIZACIN

    Primera Etapa

    Dios Padre Nuestro

    te damos gracias porque,

    por medio de tu Hijo Jesucristo,

    sigues haciendo camino con nosotros

    y vas dando un nuevo rumbo

    a nuestra Arquidicesis de Bogot.

    Te pedimos que, bajo el impulso del Espritu,

    salgamos a tu encuentro en nuestro mundo

    y como discpulos misioneros

    anunciemos a todos la alegra del Evangelio

    sirviendo misericordiosamente a los que sufren,

    para ser sal de la tierra y luz del mundo,

    fermento de una nueva sociedad.

    Amn.

    Mara, Estrella de la evangelizacin,

    ruega por nosotros

  • Arquidicesis de Bogot, 2014PLAN DE EVANGELIZACINOrientaciones Generales

    Texto: Vicaria de Evangelizacin. Arquidicesis de Bogot

    Fotografas:Archivo de la Arquidicesis de BogotJuan Carlos Ramos Hendez

    Diseo, diagramacin:Juan Carlos Ramos Hendezwww.voxstudio.org

    Impresin:ISPA. Instituto San Pablo Apstolwww.ispaeducacin.edu.co

    Todos los derechos reservados.

  • CMO LEER ESTE DOCUMENTO?

    Al tener este documento en nuestras manos, sintmonos invitados por el Espritu Santo a ponernos en camino y sumar-

    nos a la puesta en marcha del Plan E. En efecto, este documento presenta los primeros pasos del esfuerzo que como Arquidicesis de Bogot estamos haciendo desde hace un par de aos para acercarnos cada vez ms a la Iglesia que Dios quiere y la regin capital necesita.

    El documento contiene la explicitacin de la primera etapa del Plan E lla-mada El Gran Giro que busca sensibilizarnos frente a un nuevo paradigma decididamente misionero para que impregne nuestro ser y nuestro quehacer como evangelizadores. Por lo tanto, este escrito aclara y concretiza lo expre-sado en el documento del Plan E y con seguridad su lectura permitir obtener an ms provecho del anterior y nos ubicar en lo que nos corresponde vivir, durante estos primeros aos, como bautizados de la Arquidicesis.

    Esperamos que este documento sea un aporte para nuestra propia conver-sin de manera que podamos seguir siendo una Iglesia evangelizada y evan-gelizadora.

    A continuacin algunas sugerencias para sacar mayor provecho de la lectura de este documento.

    A nivel personal:

    Comenzar a leerlo sin afanes, tomando un tiempo cada da para leer uno o dos apartes del mismo.

    Pedir al Seor fe y sabidura para encontrar all su voluntad para nuestra Arquidicesis, y docilidad y esperanza para querer adherir siempre a su pro-yecto.

    Tener a la mano el documento anterior a ste, titulado Plan de Evangeli-zacin. Es posible que all se encuentren ampliaciones, precisiones o explica-ciones pertinentes. Adicionalmente, revisar el Anexo No. 1 del presente do-cumento, donde encontrar una sntesis del nuevo Plan de Evangelizacin.

  • Subrayar y tomar nota de las inquietudes, dudas, preguntas que se sus-citen a lo largo de la lectura del texto, as como de las posibles respuestas halladas en el documento del Plan E o en otras fuentes. Estas notas sern de gran utilidad para el trabajo posterior, en comunidad, con otros miembros del espacio eclesial al que pertenecemos.

    Escuchar los llamados del espritu para atender las invitaciones que all se nos hacen.

    Revisar la agenda personal para ir tomando nota de las actividades bsi-cas en las que participaremos (fecha, lugar, etc.) y disponer los medios para hacerlo.

    A nivel Comunitario:

    Proponer una fecha de encuentro con el grupo o comunidad (apostlica, de servicio, de trabajo parroquial, arciprestazgo, etc.).

    Comenzar la reunin con la oracin propuesta en el Itinerario de Oracin del Discipulado Misionero, propuesto por la Arquidicesis para fortalecer nuestra condicin bautismal.

    Distribuir previamente los captulos entre los miembros (se pueden tomar 2 3 captulos en cada encuentro).

    Definir una metodologa para compartir y reflexionar sobre el contenido. Unos 3 encuentros pueden ser suficientes.

    Las notas tomadas por cada uno en la lectura personal sern aqu de gran ayuda para, entre todos, sacar del documento el mayor provecho para nues-tra participacin en esta etapa del Plan E.

    Autodiagnstico frente al paradigma misionero de Evangelizacin

    Una vez ledo el documento, realizar el ejercicio de autoreflexin propuesto en el Anexo No. 3 para valorar su aproximacin, conocimiento, comprensin y acogida del Plan E y as determinar las necesidades a trabajar y las activida-des a desarrollar para alcanzar la meta de la Etapa del Gran Giro.

    Emprendamos este camino en actitud orante, para que a ejemplo de la San-tsima Virgen, sigamos viviendo nuestro Plan E en humildad, confianza y con la esperanza de que el Seor est actuando y hace posible el cambio.

  • La conversin pastoral de nuestras comunidades

    exige que se pase de una pastoral de mera conservacin a una

    pastoral decididamente misionera.

    As ser posible que el nico programa del Evangelio siga

    introducindose en la historia de cada

    comunidad eclesial (NMI 12) con nuevo ardor misionero, haciendo que

    la Iglesia se manifieste como una madre que sale

    al encuentro, una casa acogedora, una escuela

    permanente de comunin misionera. DA 370

    El Papa Francisco se present por sorpresa en el comedor del Vaticano,

    tom personalmente sus alimentos y se sent en medio de un grupo de

    empleados con quienes comparti el almuerzo. 25.07.2014.

  • A la beata Madre Teresa le preguntaron una vez cul sera, segn ella, lo primero que se debera cambiar en

    la Iglesia. Su respuesta fue: Usted y yo. Benedicto XVI

  • CONT NIDO

  • MENSAJE DEL SEOR ARZOBISPO DE BOGOT 12

    1. EL GRAN GIRO, PRIMERA ETAPA DE NUESTRO PLAN DE EVANGELIZACIN 17

    2. QU ES LO QUE BUSCAMOS EN ESTA PRIMERA ETAPA DEL PLAN? 22

    3. POR QU HABLAMOS DE LA NECESIDAD DE UN GRAN GIRO? 23

    4. CUL ES EL ESPRITU CON EL QUE QUEREMOS DAR EL GRAN GIRO? 27

    5. CUL ES EL NUEVO ESTILO O PARADIGMA EVANGELIZADOR QUE QUEREMOS ASUMIR? 34

    6. POR QU ASUMIR ESTE NUEVO PARADIGMA MISIONERO? 53

    7. CMO VAMOS A EMPEZAR A TRABAJAR POR ESE GRAN GIRO? 55

    8. Y QU HACER MIENTRAS LLEGA EL MOMENTO DE PARTICIPAR EN LAS ACTIVIDADES PROGRAMADAS? 67

    9. MARA, ESTRELLA DE LA EVANGELIZACIN 70

    ANEXO 1: SNTESIS DEL NUEVO PLAN DE EVANGELIZACIN DE LA ARQUIDICESIS DE BOGOT (PLAN E) 72

    ANEXO 2: ACTIVIDADES BSICAS 78

    ANEXO 3: AUTODIAGNSTICO FRENTE AL PARADIGMA MISIONERO DE EVANGELIZACIN 90

    DATOS DE CONTACTO 94

  • Apreciados hermanos y amigos:

    Con esperanza y alegra hemos iniciado la primera etapa del itinerario que vamos a recorrer como miembros de la Arquidicesis de Bogot para relanzar nuestra tarea evangelizadora en las nuevas circunstancias que vive nuestra sociedad, y ponernos en camino hacia los ideales que discernimos como la voluntad del Seor Jesucristo para su Iglesia en esta regin capital.

    Comenzamos este proceso con las gracias recibidas durante la celebracin del jubileo por los 450 aos de nuestra Arquidicesis de Bogot, y con la decisin de ser fieles a la voluntad del Seor Jesucristo que hemos discernido durante el proceso de construccin de nuestro Plan de Evangelizacin.

    Con sencillez y realismo reconocemos que este propsito de renovacin co-mienza por el desafo de promover un re-encuentro de todos con la persona de Jesucristo, y de suscitar un cambio de mentalidad y de actitud entre todos los catlicos, que nos lleve a un cambio en la manera de vivir la dimensin misionera de nuestro bautismo y de asumir nuestra tarea evangelizadora en estos nuevos tiempos. Nos reconocemos, por tanto, como una comunidad de aprendizaje que, unida a Jesucristo, est dispuesta a desaprender muchas cosas para poder re-comprender su identidad y su misin en las nuevas cir-cunstancias que vive el mundo, viviendo un tiempo de conversin pastoral decididamente misionera, como nos lo ha propuesto el Papa Francisco y el documento de Aparecida.

    Los invito, entonces, queridos presbteros y diconos, consagrados y consa-gradas, laicos y laicas, miembros todos de esta Arquidicesis, a trabajar juntos para dar este Gran Giro que nos hemos propuesto como comunidad ecle-sial; esforzndonos, con la ayuda del