Concursos y Quiebras - Fass-gebhardt

  • View
    86

  • Download
    8

Embed Size (px)

Text of Concursos y Quiebras - Fass-gebhardt

  • SANTIAGO C. FASSi MARCELO GEBHARDT

    Concursos y

    quiebras Coinentario exegtico de la ley 24.522

    Jurisprudencia aplicable

    7" edicin actualizada y ampliada

    auu EDITORIAL ASTREA

    DE ALFREDO Y RICARDO DEPALMA v CIUDAD DK BUENOS AlfiKS

    2 0 0 0

  • Ia edicin, 1974. 2a edicin, 1977. Ia reimpresin, 1982. 3a edicin, 1986. Ia reimpresin, 1987. 2a reimpresin, 1989. 4a edicin, 1990. Ia reimpresin, 1991. 2a reimpresin, 1992. 3a reimpresin, 1993. 4a reimpresin, 1994. 5a edicin, marzo 1996. Ia reimpresin, mayo 1996. 6a edicin, 1997. Ia reimpresin, 1998. 2a reimpresin, 1999. 7a edicin, 2000.

    EDITORLAX ASTREA DE ALFREDO Y RICARDO DEPALMA

    Lavalle 1208 - (C 1048 AAF) Buenos Aires

    ISBN: 950-508-171-5

    Queda hecho el depsito que preyiene la ley 11.723 I M P R E S O E N L A A R G E N T I N A

  • PREFACIO A LA SPTIMA EDICIN

    Para determinar esta nueva edicin, coincidieron el agotamien-to de la anterior y la leve modificacin que dispuso la ley 25.113 sobre el art. 138 de la ley de concursos y quiebras propsito del contrato de maquila.

    En la bsqueda de mantener la obra abierta a los generosos co-mentarios de los lectores, se aprovech la ocasin para clarificar la redaccin de un puado de prrafos que evidenciaban confusin. As tambin se agregaron algunos fallos de reciente data y de utili-dad prctica. En cierto aspecto sustancial -como el efecto de la declaracin de inoponibilidad respecto de terceros subadquirentes-se dej plasmado un cambio de opinin que refleja la sealada com-plejidad del problema.

    MARCELO GEBHARDT

  • PRLOGO A LA QUINTA EDICIN

    La obra de don Santiago Fassi, jurista de fuste y abogado de larga trayectoria, fue uno de los primeros aportes de la doctrina na-cional al examen de la entonces recin promulgada ley 19.551.

    Los profundos cambios que introdujo la ley 19.551 en la filosofa y en la implementacin prctica del derecho comercial tornaban ne-cesario un comentario agudo que avizorara y adelantara debates que se sucedieron a lo largo de dos dcadas. Fassi, que se manejaba con igual enjundia en los campos del derecho privado y del derecho procesal, fue un personaje a la medida de la misin asumida. Con lenguaje claro y ameno explic el novedoso sistema legal.

    La aceptacin de la obra fue general y funcion como un ins-trumento gil y prctico para litigantes y estudiosos. Posteriormen-te, Fassi alcanz a publicar la segunda edicin, con novedosos apor-tes doctrinarios y jurisprudenciales.

    Con el tiempo, la muerte de su autor desactualiz la obra al no poder incorporar la rica creacin pretoriana que se desarroll pos-teriormente y que resulta tan relevante para la inteligencia y aplica-cin de los institutos concrsales.

    Surge entonces la figura de un joven y talentoso jurista, que acept el desafo de actualizar el trabajo y dotarlo de nuevos con-tenidos, sin perder de vista su estructura original.

    A partir de entonces Fassi - Gebhardt se convirti en obra de consulta indispensable y texto de estudio, al brindar una visin viva de una disciplina en permanente mutacin, al ritmo de los avatares econmicos que conmueven la actividad empresaria.

    Cuatro ediciones agotadas hablan del eco que hall en el mer-cado editorial.

    Pero he aqu que la sancin de la ley 24.522 implic un nuevo desafo para Marcelo Gebhardt, quien lo asumi con plena concien-cia de la responsabilidad que ello implica.

    El proceso que llev a la sancin de la ley y los debates acad-micos y profesionales que se sucedieron, contribuyeron a crear un

  • X PRLOGO A LA QUINTA EDICIN

    clima muy particular. Tanto la exclusin de determinados institu-tos (v.gr., calificacin de conducta, acuerdo resolutorio) como la in-clusin de otros (en especial, el rgimen de salvataje del art. 48, la concursalidad de los grupos, las propuestas diferenciadas de acuer-do, la conversin de los procedimientos) dividi las aguas en doc-trina.

    Para algunos autores se perdi una valiosa oportunidad para in-troducir los cambios sustanciales que exigan las particulares carac-tersticas de la crisis empresaria en los tiempos que corren. Para otros, la normativa* sancionada satisface los requerimientos de la economa nacional y constituye un instrumento apto, para afrontar el salvataje de las empresas.

    Con este panorama, todo aporte doctrinario importa en los he-chos tomar partido en uno u otro campo. Marcelo Gebhardt hace una fructfera contribucin al debate. Destaca que ms all del he-cho de no haber receptado los importantes aportes efectuados des-de la rbita acadmica, profesional y judicial, lo cierto es que la ley, en la medida en que abandona concepciones arcaicas (teidas de ideas represivas), flexibiliza las soluciones preventivas y alienta acuerdos entre quienes se ven afectados por la crisis empresarial, puede ser bien recibida y cabe aguardar a su respecto resultados positivos.

    Es una opinin mesurada y adulta. Ms all del hecho que se la comparta en todo o en parte.

    La ley tiene, sin dudas, innegables aciertos que van a contribuir a mejorar el tratamiento de la crisis (concurso en caso de agrupa-miento, propuesta de acuerdo diferenciado, conversin de proce-dimientos, etc.); a la par que muestra evidentes retrocesos, tales co-mo la autorizacin para el ejercicio de las acciones revocatorias y de responsabilidad. Por ltimo, existen otros institutos respecto de los cuales habr que observar la experiencia que se recoja en su apli-cacin prctica para emitir un juicio definitivo de valor (v.gr., el r-gimen del art. 48).

    El tiempo ser testigo de los aciertos y errores de este nuevo ordenamiento, pero ms all de los presagios tremendistas, cabe es-perar que los jueces, a quienes toca en concreto aplicarlo, vayan conformando un sistema que permita afrontar con eficiencia y con justicia los desafos que importa para la actividad empresaria las re-currentes crisis econmicas.

    El derecho concursal moderno no puede aferrarse a dogmas ni a preconceptos. Las soluciones que no encuentran sustento en la realidad econmica y social, muestran a poco de andar sus puntos dbiles y exigen imperativamente caminos alternativos.

  • PRLOGO A LA QUINTA EDICIN XI

    La postura de Gebhardt es tambin generosa, al otorgar a la nueva ley un crdito cuyo acierto lo dir el tiempo.

    La nueva edicin agrega significativos aportes doctrinarios y ju-risprudenciales, que -a no" dudar- enriquecern el campo de las ciencias jurdicas. Por ello, cabe inscribirla en el camino de reite-rados xitos iniciados hace ms de dos dcadas. Bienvenido, pues, este valioso aporte a la doctrina concursal.

    SALVADOR DARO BERGEL

  • ADVERTENCIA PRELIMINAR A LA QUINTA EDICIN

    La coautora que indica la presentacin de este libro merece aclaraciones. Santiago C. Fassi y el suscripto no trabajaron juntos para obtener este resultado; no se conocieron siquiera.

    El recordado jurista y poltico argentino (de indiscutido cuo democrtico), adems de incursionar con buen xito en los mbitos del derecho civil y procesal, donde produjo importantes obras (v.gr., Sociedad conyugal y Cdigo Procesal Civil y Comercial) se aden-tr en el tema concursal a propsito de la reforma de 1972 plasmada en la ley 19.551.

    El comentario a esa ley tuvo notoria repercusin, como tambin la tuvo la segunda edicin de la obra, aparecida en 1977, donde la apreciable ampliacin de las elaboraciones e investigaciones de Fas-si generaron una obra de gran valor doctrinario, con indudable reper-cusin en el foro y en la enseanza universitaria de aquellos tiempos.

    Hacia 1985, Fassi haba fallecido y si bien su obra sobre con-cursos mantena vigencia en sus aspectos medulares, las elaboracio-nes jurisprudenciales haban superado sus primeras impresiones que dieron vida a las dos ediciones de la obra primigenia. Se haba sancionado, a la vez, la ley 22.917 que reform parcialmente la ley de 1972, razn por la cual la obra necesitaba una actualizacin.

    En ese tiempo le fue ofrecido a quien suscribe estas lneas par-ticipar en el libro que termin apareciendo en 1986, con el ttulo Concursos, impuesto por la unificacin legislativa operada en la ma-teria. Fue la tercera edicin del libro original, que apareci ya con la singular coautora que trato de explicar. A ella se sum, en 1990, una cuarta entrega en la que se intent mejorar el producto cuya pretensin era mantener al servicio de estudiantes y profesionales el pensamiento de Fassi, actualizado y con especial atencin de las evoluciones doctrinarias, jurisprudenciales y legislativas.

    En agosto de 1995 se sancion la ley 24.522 que reemplaz a la anterior ley concursal.

  • X I V ADVERTENCIA PRELIMINAR A LA QUINTA EDICIN

    No era una sorpresa, pues lo que el anterior estatuto, destinado a regular la insolvencia, se manifestaba superado pero las circuns-tancias, cuyas caractersticas terminaron poniendo en crisis concep-tos que estaban contenidos en la ley reemplazada de linaje represivo - a veces exacerbados en ciertas interpretaciones judiciales-, en re-lacin a los sujetos que sufran la crisis de su economa empresarial o personal. En el estatuto de 1972 permanecan criterios atvicos que no se correspondan con las vicisitudes de una nueva realidad que mostraba una insolvencia generalizada, donde las frmulas preven-tivas, por generosas que fueran, eran insuficientes para el salvataje de la empresa.

    El concurso preventivo pareca ms la antesala de la quiebra que una manera eficaz de evitarla.

    En estos tiempos se relativiz la importancia de esos entes or-ganizados (es decir, la empresa como comunidad) cuya utilidad so-cial llevaba a preservar su continuidad como actividad til para el conjunto de la poblacin.

    A los idelogos de las reformas econmicas en curso dej de importarles la suerte de los emprendimientos econmicos indivi-duales.